• β

  • Beta Architecture
    studio specialized in
    unbuilt architecture

Our work.
Collection.

El edificio en su tipología y solución volumétrica está condicionado por su orientación siempre hacia el mar Mediterráneo, maximizando el efecto de las condiciones climáticas naturales sobre las estrategias de acondicionamiento pasivo de las viviendas y locales.

Ibiza, según la clasificación climática de Köppen, posee un clima tipo BSk, semiárido frío. Es un clima seco que se caracteriza por una precipitación anual escasa, alrededor de los 450mm anuales, y una temperatura media anual por debajo de los 18ºC. El análisis climático del lugar se resume en las siguientes estartegias de diseño:

– Protección solar en ventanas: La protección solar impide el paso de la radiación solar a los espacios habitados, y de ese modo evita el sobrecalentamiento en los meses de verano. Este tipo de protecciones no deben penalizar el aporte solar de calor en condiciones de invierno.
– Ventilación natural: La ventilación natural permite el aprovechamiento de las depresiones y sobrepresiones creadas en el edificio por el viento, humedad o sol, sin que sea necesaria la instalación de un sistema mecánico.
– Ganancia interna de calor: Las ganancias de calor de la ilumonación, los usuarios y el equipamiento reducen considerablemente el uso e calefacción. Es muy importante una buena aislación térmica, que evite las perdidas térmicas en invierno.
– Ganancia solar directa: Para la ganancia solar en invierno se ubican los huecos orientados a sur maximizando la exposición solar.