Belo Horizonte Administrative Building
0942-ULA-PLU.BR-2014
Architects: Ulargui Arquitectos, Terra e Tuma
Status: Competition (2014)
Visualizer: Studio
Budget: 130.000.000 €
Scale: Extralarge
Types: Office, Office building

Ciudad

La Plaza do Peixe.

Proponemos peatonalizar la Rua Paquequer para crear un espacio público donde alojar el comienzo de la nueva pasarela peatonal. En ella se incluirán espacios pavimentados, árboles y se creará una franja verde que protegerá la plaza del tráfico rodado. Se trata de crear un lugar que, a través de su situación estratégica, sea la puerta que una el centro con la Lagoinha.

Pasarela. Un centro social
El recorrido de la pasarela peatonal comienza atravesando un edificio suspendido de 1100 m2 en dos plantas para uso sociales. Unido a la Plaza do Pexe, pretende dotarla de mayor actividad y crear un espacio más rico y complejo para el ciudadano. Se proponen en su interior espacios para talleres, aulas, un pequeño salón de actos y una sala de exposiciones.

Pasarela. Un espacio comercial
El tramo recto que une la estación de autobuses con la estación Lagoinha  es una pasarela cubierta con espacios comerciales a un lado. Con un total de 1000 m2 desarrollados a lo largo de 130 m de longitud, esta actividad potenciará el movimiento, la calidad y la seguridad del recorrido.

Doble vía peatonal en la estación de autobuses
Se recuperan y potencian las vías peatonales noreste-suroeste de la estación de autobuses para convertirlas en el arranque de las pasarelas peatonales. Se modifican parte de los espacios verdes para aumentar la superficie de circulación peatonal y se conectan de forma directa con las Ruas Saturnino de Brito y Paulo de Frontim. 

Un gran espacio peatonal en la nueva plaça de la Prefeitura
La terminal metropolitana necesita de un espacio previo. También la Prefeitura debe tener una plaça, todas las Prefeituras del mundo la tienen. Proponemos un gran espacio público en planta baja con espacios de convivencia, con jardines, bancos, y patios. Todas las áreas especiales están situadas en la cota 840, conectándose visualmente mediante patios con la planta baja. La nueva Plaza se convierte así en un punto de encuentro de todas las circulaciones de los ciudadanos, tanto las intermodales metropolitanas como las de acceso a los nuevos edificios.

 Cinco calles
Los nuevos edificios para la Prefeitura se separan para crear cinco pasos peatonales de un mínimo de 7 m de anchura. Pese a tratarse de un gran edificio, hemos puesto por delante de la institución al ciudadano. Es más importante el movimiento de las personas entre los diferentes medios de transporte público y la ciudad que las propias necesidades del edificio.

Unir la Plaça Rio Branco a la nueva plaza de la Prefeitura
Proponemos extender el pavimento diseñado por Roberto Burle Marx a lo largo de todo el ámbito de actuación, incluyendo plazas, aceras y calzadas. Se pretende conseguir una circulación peatonal continua entre la Avenida Alfonso Pena, la Plaça Rio Branco y la Prefeitura.  Los espacios ajardinados se distribuyen con la misma geometría por todo el espacio intentando mantener una unidad en la actuación. Las vías rodadas que atraviesan la plaza quedarán señalizadas mediante luminarias led alojadas en el pavimento.

Edificio

Más espacio publico frente a la estación
Es la primera acción que consideramos necesaria para el nuevo edificio, tanto por la estación, por la situación del metro y por la importancia de crear un nueva plaza peatonal para la Prefeitura.  Esta disminución del área de ocupación obliga a proyectar un edificio en altura pero permite también crear espacios urbanos de mayor calidad, objetivo primordial de una Prefeitura.

Una construcción permeable
La apertura de calles entre el gran volumen construido potencia la relación entre el centro y el área intermodal. Hablamos de aperturas de gran altura que fragmentan la construcción pero que con su tamaño responden a la enorme envergadura del nuevo edificio. Y si en planta baja hablamos de calles, a partir de la cota +38,50 se abren un conjunto de vacíos que ayudan a disminuir la excesiva continuidad constructiva del conjunto. En las diferentes plantas se habilitarán pasarelas que conecten las partes que han quedado divididas por estas incisiones.

Un edificio-muchos edificios
Al adaptar el volumen a la forma triangular de la parcela éste se fragmenta en múltiples edificios. El conjunto se encuentra por su forma en un lugar intermedio, de un lado muestra una unidad en la  actuación que lo identifica como una única institución mediante la continuidad de sus fachadas, por otro se muestra como un conjunto de torres que expresan la variedad de funciones, lo que ayuda a disminuir la escala del enorme programa a resolver.

Una imagen reconocible
Se ha acentuado la fragmentación de la volumetría mediante la potenciación de su silueta. Consideramos importante que la nueva Prefeitura sea reconocible como un nuevo icono de la ciudad. La capacidad de un edificio para ser identificado por sus ciudadanos no es incompatible con temas como la funcionalidad y la sostenibilidad, es un valor añadido. Hemos incorporado al edificio elementos potenciadores de su carácter, como el reloj, las banderas y un gran balcón institucional.

Dos planos de suelo: la planta baja
En la cota 847, en continuidad con la plataforma de la estación, confluyen las circulaciones de acceso al edificio y la conexión con el metro. Dos grandes vestíbulos de 16 m de altura harán de puerta de entrada al edificio. En ellos se sitúan las comunicaciones verticales para el público visitante mientras que en los otros dos núcleos se sitúan los accesos para los trabajadores.

Dos planos de suelo: la planta +38,50
El edificio conecta todas sus partes por esa cota intermedia. De ella parten las plantas superiores como si de un segundo suelo se tratase. Los vestíbulos por los que se transita, y que unen todas las alturas, nos muestran este nuevo punto de partida. Se propone que en esta planta confluyan todas las circulaciones del edificio y que sea el punto de paso para los visitantes que necesitan acceder en una misma visita a diferentes partes del programa. Parte del espacio de información se trasladará a esta planta, que disfrutará de extraordinarias vistas sobre la ciudad. 

Construir por fases
En el caso de que se quisiese acometer su construcción en un periodo de tiempo más largo, el sistema propuesto permite fragmentarse bien por grupos de torres, bien por su división en alturas. Aconsejamos que en una primera fase como mínimo se alcance la cota +38,50 en los cuatro edificios del centro. A partir de esa altura la construcción se podrá retomar mediante un sistema de andamios trepantes y grúas de eje deslizante, ejecutándose la estructura en grupos de cinco plantas. Estos sistemas han sido ya probados en numerosas construcciones en altura.

Un entorno natural y amable
Pese a la enorme artificialidad que supone un edificio en altura, inspirados en la estación de autobuses e intentando extender la vegetación de la Praça Rio Branco, hemos tratado de crear el mayor número de espacios verdes posible dentro de la parcela( alrededor de 2.000 m2) y plantar la mayor cantidad de árboles que el proyecto permite (más de 180 palmeras). En los dos grandes vestíbulos de planta baja y en los espacios que parten de la cota +38.50 se plantan árboles y se suspenden grupos de jardineras que permiten crear un gran espacio vegetal en altura.

Post date: 02/09/2014 | Views: 2.590