Call Jueu
1301-CVI-GRO.ES-2015
Architect: Clara Vidal
Client: ETSA Barcelona
Status: Academic
Location: Gerona, Spain
Coordinates: 41.985839, 2.825959
Climate: Mediterranean, Temperate
Materials: Concrete, Wood
Environment: Old town
Visualizer: Studio
Scale: 2.000 ㎡ Medium
Types: Cultural, Cultural center, Refurbishment

El proyecto se sitúa en el Call Jueu, antigua zona judía dentro del Barri Vell de Girona. Este barrio constituye el primer crecimiento de la ciudad y está físicamente delimitado por la muralla renacentista y el río Onyar.

Su morfología urbana está claramente condicionada por la topografía. Las empinadas escalinatas conectan transversal y puntualmente las estrechas calles paralelas al río, configurando el vacío de una masa de casas irregulares y amontonadas, con pequeñas aberturas al exterior y con patios que llenan de luz su interior, dando lugar a sorprendentes espacios.

El solar se encuentra en un punto estratégico de este barrio. Los doce metros de desnivel entre el punto más alto y el más bajo suponen una barrera de conexión y un problema a solucionar, pero, a su vez, convierten el lugar en un mirador a la ciudad.

El centro de culturas

El Centre de la Concòrdia es un centro de culturas que pone en valor las preexistencias del solar: la torre y parte de la muralla romana, las ruinas judías y dos edificios abandonados que formaban parte de la antigua escuela de Maristas. Así pues, la cultura romana, judía y cristiana, entre otras, están presentes en la biblioteca, la sala de actos, el bar-restaurante, las aulas y el recorrido de exposición, formando un conjunto dedicado al estudio y difusión de las antiguas culturas.

El edificio

El edificio surge como respuesta a las especificaciones del lugar y a la lectura de las casas tradicionales gerundenses. La agregación de volúmenes simples forma un conjunto complejo. Dos edificios existentes a los que se le suman dos nuevos de tamaño y geometría similar que se adaptan a su entorno más cercano, y un cuerpo central que reconoce las directrices propias del lugar. Cada uno de ellos alberga un programa distinto permitiendo la independencia entre ellos.

Nuevos espacios públicos exteriores se relacionan con el programa a diferentes niveles definidos por el salto topográfico. A partir de escaleras que unen los niveles, surge una secuencia fluida de espacios urbanos capaces de dar cabida a usos distintos.

En la cota superior, un espacio cubierto delimita la plaza-mirador con vistas a la ciudad conformando el acceso principal y rodado al centro. En la cota intermedia, el jardín a pie de la muralla se convierte en la sala de actos exterior estrechamente relacionada con la interior. En la cota inferior el edificio queda embebido en el terreno. Se produce el acceso secundario liberando la calle a la placita que a través de un porche se comunica con el patio. Desde aquí se pueden observar las ruinas y la parte expositiva exterior.

Los claustros

El recorrido y las circulaciones son el corazón del proyecto. Se materializan como elementos generadores de espacio y de relación que a su vez cosen las diferentes cotas del edificio y del lugar, siempre siguiendo un camino que descubre paso a paso la arquitectura, así como sucede en el Barri Vell.

Los caminos sirven específicamente a cada una de las funciones. A su vez, se cruzan y se solapan, generando relaciones físicas y visuales. Por el contrario, el recorrido de la exposición, aún formando parte del mismo sistema, mantiene su independencia física, que no visual, respecto al resto.

Se formalizan a modo de claustros clásicos, dejando un vacío interno diáfano de tipologías distintas. En uno se delimitan las ruinas, espacio cubierto de gran altura y magnitud, y en el otro el patio, a escala del barrio antiguo, donde llueve.

Los claustros están compuestos por un sistema de vanos estructurales cada 3,10metros que actúan como contrafuertes y permiten disminuir el empuje de las tierras y liberar el espacio excavado de las ruinas. Este sistema se extiende en el terreno conformando el núcleo del edificio. Los vanos crean nichos donde se da la exposición, las zonas de relación, de lectura o de reposo, y en algunos casos salen al exterior para permitir el acceso al edificio y la entrada de luz.

Estas galerías son, pues, el elemento vinculante de los diversos cuerpos que configuran el conjunto, dotándolos de una unidad superior. Todo el centro de culturas se vuelca hacia este espacio central, hacia el vacío, como si de una fuerza centrípeta se tratara.

Post date: 19/10/2015 | Views: 3.042