• Centro cultural en Castellón

  • 1845-ISO-CDT.ES-2017
  • by Iraida Sousa

Introducción

El proyecto propuesto es un centro de cultura y las oficinas de la concejalía de cultura, además de la intervención urbanística pertinente en la zona de la implantación del proyecto. La aproximación al proyecto parte de un análisis exhaustivo a todos los niveles para así poder entender el complejo sistema de relaciones que lo articula. El contenido del análisis se divide en 3 apartados: ciudad, zona y parcela. Cada uno de estos
apartados ayuda a entender el territorio de forma progresiva, haciendo una lectura del espacio a través de una descripción del estado actual, un repaso histórico y la planimetría actual.

En primer lugar, se estudia la ciudad y el entorno, revelando las interacciones entre las distintas partes de la ciudad y el paisaje urbano. En este nivel se entiende el funcionamiento de la ciudad, su economía y su cultura, conseguimos una visión global de cómo es la vida en Castellón, sus carencias, virtudes y defectos. En segundo lugar, se analiza la zona del centro de Castellón, delimitada por las manzanas contiguas a las calles Colón, Enmedio, Mayor y Gasset. Esta zona pertenece al Casco Antiguo de la ciudad.

Aquí se concentran sus edificios más importantes y representativos de la ciudad. Observamos cómo es el centro, su estructura y cómo funciona. Finalmente, se realiza un análisis de la parcela donde se implantará el proyecto, desarrollando su situación, morfología, relación con la ciudad y necesidades.

Justificación

La actividad predominante en el centro de Castellón es el comercio, y éste se articula en torno a un Mercado Central activo, con muy buena “salud” y una gran afluencia de clientes. El Mercado Central siempre ha sido una pieza estratégica, deviniendo el corazón que impulsa la actividad comercial y ordenando el casco antiguo desde el centro. Además, este edificio funciona como eje de simetría entre las dos plazas principales del municipio, generando una dualidad explícita. La Plaza Mayor, a un lado, alberga los edificios nobles de la ciudad, recordando sus orígenes, mientras que al otro lado se abre la Plaza Santa Clara, una plaza nueva, rodeada de comercios, construida tras la guerra civil con la intención de impulsar la modernidad en el centro.

A pesar de esta aparente ordenación, no se tarda en encontrar puntos conflictivos que generan barreras físicas, incomodidades e incongruencias urbanísticas. La plaza Santa Clara, cuya función original era impulsar el flujo de transeúntes y favorecer la actividad comercial, muestra a día de hoy un espacio útil inconexo y un recorrido poco natural. Esta plaza acumula diversos puntos conflictivos, tales como múltiples bordillos innecesarios o elementos que, por su ubicación, obligan a trazar recorridos forzosos (estatua y pórticos). A causa de esto su espacio útil se encuentra restringido, los transeúntes sólo utilizan las zonas exteriores de la plaza, y la realización de actos se ve sensiblemente limitada.

Por otra parte, encontramos zonas que se vuelven embudos de gente y de tránsito, como la zona alrededor de la rampa del aparcamiento subterráneo, o un pasaje oscuro justo entre el mercado y una medianera dura (que a su vez hace fachada en la plaza Mayor y enturbia su belleza).

A pesar de estas incomodidades, el centro alberga una gran actividad comercial, reforzada por una falta notable de alternativas de ocio para los ciudadanos. A través de este análisis identificamos las fortalezas y aislamos las debilidades, buscamos su resolución a través de pequeños gestos, interviniendo lo menos posible, para hacer que el centro de Castellón vuelva a ser más generoso y cómodo para sus ciudadanos. De aquí surge la idea del uso del proyecto: edificios destinados a la cultura como alternativa al potente comercio que absorbe la actividad del centro; ofrecer una alternativa a los ciudadanos más allá de las compras, permitir que el centro también albergue actividad cultural y que la gente pueda disfrutarlo desde otra perspectiva.

Objeto del proyecto

Se trata de un proyecto de intervención urbanística y obra nueva para dotar Castellón de la Plana de un equipamiento cultural y un edificio destinado a la concejalía de cultura y, al mismo tiempo, mejorar los flujos de tránsito rodado y peatonal que en este punto convergen. Se mejora también la accesibilidad del entorno haciendo que la gente habite la plaza con el incentivo de visitar el edificio. Para ello se proyecta una remodelación urbanística de la zona, para generar, junto con los nuevos edificios, un centro con dos plazas, unir estas dos zonas mediante el mercado central como protagonista y acabar de estructurar el casco antiguo.

Elección del proyecto y del lugar

Se elige un centro de cultural como proyecto, por la necesidad de un equipamiento de este tipo en la zona, dado que el único incentivo es el comercio y la hostelería, siendo prácticamente nula la oferta cultural y perdiendo el interés por visitar el centro fuera de los horarios comerciales.

En la ciudad de Castellón encontramos diversos equipamientos culturales, pero prácticamente todos en las afueras. Entre ellos: Museo de Bellas Artes (Mansilla y Tuñón), Auditori i Palau de Congressos de Castelló (Ferrater, Escura, Martí y Sanahuja), Espai d’art contemporani, Teatro Raval, Teatro principal, Palau de la festa (Pilar Peset y Anicet Matamala).

La elección del lugar surge al detectar que el funcionamiento de la plaza no discurre de la forma que debiera, esta no se utiliza, se bordea. Los eventos que en ella devienen se ven obligados a comprimir las instalaciones debido al poco espacio libre que hay en la plaza, mientras la gente transita a través de ellos de forma agolpada. Dado que se trata de una de las plazas más representativas de la ciudad, debería ser más funcional, favorecer la realización de eventos en su espacio e integrar recorridos naturales que inviten a las personas a circular por ella.

Antecedentes. Condiciones del emplazamiento y del entorno

Castellón de la Plana es una ciudad a 3Km de la costa con 173.841 habitantes. En las dos últimas décadas, su superficie se ha expandido considerablemente con los nuevos PAU’s residenciales. Actualmente la superficie de Castellón de la plana es de 108.8 km² a una elevación media de 30m sobre el nivel del mar.

El proyecto se sitúa en el casco antiguo, en la Plaza Santa Clara, al lado del Mercado Central y de la plaza Mayor donde se encuentran los monumentos arquitectónicos más antiguos de la ciudad. La topografía del terreno es muy suave, pero la plataforma de la Plaza Santa Clara sufre un salto de altura de 1m, debido al mal replanteo del aparcamiento en el momento de su construcción en el año 1984.

credits

architect: Iraida Sousa  |  client: ETSA Reus  |  status: Academic Project (2017) Project (2017)  |  location: Castellon, Spain (39.985692, -0.037617)  |  climate: Mediterranean, Temperate  |  materials: concrete, metal, wood  |  environments: Urban, Old town  |  visualizer: Studio  |  scale: medium  |  types: administrative center, cultural, cultural center, institutional, public space, square, urban design  |  views: 2.937