Ciudad deportiva del Rugby
2042-ADO-VLL.ES-2017
Architect: Alejandro Domingo
Client: ETSA Valladolid
Status: Academic
Location: Valladolid, Spain
Coordinates: 41.6599936,-4.6773809
Climate: Continental, Temperate
Material: Concrete
Environment: Industrial
Visualizer: Studio
Scale: Extralarge
Types: Sport, Stadium

El proyecto responde a la necesidad de intervención sobre una instalación deportiva de suma importancia en la memoria histórica – deportiva de la ciudad de Valladolid. Se pretende reactivar, mejorar, ampliar e intervenir sobre las actuales instalaciones de los campos de rugby, “Pepe Rojo”, situadas frente a los campos deportivos de la Universidad de Valladolid “Fuente de la Mora”, un conjunto deportivo destinado a la práctica y al entrenamiento del rugby por parte del VRAC Quesos Entrepinares y El Salvador.

Este proyecto engloba dos ámbitos distintos entre sí, pero íntimamente relacionados: la escala ciudad, donde se busca generar un espacio que actúe como catalizador de las actividades deportivas a escala autonómica; y la escala local, de la propia parcela, donde se debe dar una respuesta arquitectónica y urbanística lógica a los inconvenientes existentes en la actualidad.

La propuesta nace de la búsqueda de lograr un elemento unificador que actúe como eje central, dotando al conjunto de una visión unitaria, y al mismo tiempo, presentar la mejor funcionalidad posible frente al caos existente en la actualidad. Dicha búsqueda nos lleva a una investigación del entorno, observando la presencia de un paisaje lineal, sin apenas variaciones de cota, y una línea de suelo que apenas sufre variaciones. Es a partir de la reflexión de estos dos conceptos donde surge la propuesta.

Naturaleza artificial

Dos elementos aparentemente antagónicos, la TOPOGRAFÍA, frente a la ligereza de un VELO que unifica los espacios proyectados, visualmente enterrados, donde su carácter de permanentes y atemporales presenta cada vez mayor fuerza, bajo la expresión material en componentes pétreos como el hormigón y la piedra, y por otro lado el acero, haciéndose perceptible dicha DUALIDAD.

“La disolución de la forma mediante la luz y la fragmentación crea atmósferas de exacta serenidad y sencillez” – Kengo Kuma

Para aplicar dicho concepto partimos de la situación actual, por lo que el primer paso a llevar a cabo es la reordenación de la parcela, donde generamos tres ejes ficticios longitudinales de diferente crujía. Los dos exteriores nos permiten situar los accesos tanto peatonales como rodados, así como límites topográficos para proteger el eje central, en el cual se sitúa el total de los campos y el programa, permitiendo así una total desconexión visual entre el espacio proyectado “The Veil” y las vías rodadas.

Es en el eje ficticio central donde nace la dualidad topografía vs velo. La TOPOGRAFÍA se define como un elemento compositivamente quebrado, como un movimiento natural de tierras, que permite la división entre diferentes circulaciones y programa, generando así recintos separados que cohabitan entre sí. Dicha línea es elevada y disminuida para generar los espacios visualmente sobre/bajo tierra. Así una pendiente natural es creada, permitiendo al público diferentes ámbitos.

En superposición se genera el VELO, como contrapunto a nivel material y formal, permitiendo así un elemento ligero que unifica el conjunto y que se estrecha o se ensancha en función del programa que se sitúa bajo él.

La presencia de la cubierta es uno de los aspectos más importantes del proyecto. En primer lugar, esta cobra especial importancia como papel unificador del programa, donde su línea quebrada va abrazando a la topografía generada y protegiéndola visualmente.
En segundo lugar, como si de un origami se tratase, va creciendo en altura a medida que se va acercando al campo principal, de manera que se le concede visualmente un mayor peso, por lo que jerarquiza el espacio. Dicha cubierta se sostiene a través de apoyos puntuales de diferente altura, lo que permite una imagen metafórica de un bosque de columnas.

En último lugar, la superficie desarrollada de la cubierta no se presenta únicamente como un elemento icónico. Sus propiedades son aprovechadas para generar un VELO BIOCLIMÁTICO, donde el agua de lluvia recogida es trasladada para dar servicio al conjunto de las instalaciones de la parcela, permitiendo así un consumo responsable de agua y un importante ahorro económico.

Una vez resuelto el Masterplan y su relación con la ciudad, se llevan a cabo dos grandes actuaciones: por un lado el estadio principal, y por el otro lado lo que definiremos como topografía habitada, es decir, el espacio social, la residencia de deportistas y los vestuarios de los campos de entrenamiento.

En lo que respecta al estadio, el graderío del anfiteatro superior se eleva del terreno, percibiéndose como la “joya de la corona”, convirtiéndose en el espacio de mayor peso jerárquico, totalmente integrado en el velo que envuelve al conjunto del proyecto, al formar parte la propia cubierta del graderío de la cubierta general.

En conclusión, se genera un edificio catalizador, el cual revitaliza el complejo de Pepe Rojo, un referente de los espacios multiculturales y deportivos de la ciudad.

Consultant: Salvador Mata Pérez, María Soledad Camino Olea | Post date: 27/10/2017 | Views: 3.577