• β

  • Beta Architecture
    studio specialized in
    unbuilt architecture

Our work.
Collection.

El Dimnikcobau Business Park es el primer gran paso para la transformación de la zona industrial de Moste, en un vigoroso distrito de negocios de la capital eslovena. El elemento clave en lo que será la transformación de esta zona es la calidad tanto de los espacios
interiores como exteriores.

Los modernos centros de negocios tienen en común una animada planta baja con cafeterías, restaurantes, espacios de exposición y zonas informales para reuniones. Para lograr un entorno atractivo similar, se propone generar una entrada compartida que conecta de forma transparente los tres edificios de oficinas Dimnikcobau y sirve como un dinámico espacio exterior de reuniones y centro de encuentro.

El diseño existente del bloque de la zona industrial es similar a la cuadrícula ortogonal de la ciudad. Los edificios en una ciudad cuadriculada generan chaflanes, estrategia que propone el proyecto para el nuevo centro de negocios. Se retranquea una esquina de cada nuevo edificio del centro de negocios para crear un espacio compartido.

Con el objetivo de crear un interior de edificio innovador y acogedor, se propone utilizar una tipología de atrio, que también es el modelo de edificio de oficinas con mayor eficiencia energética. El atrio aporta luz natural a todos los espacios y permite acoger las
comunicaciones verticales y el vestíbulo, una clara distinción de los edificios catalogados de clase A.

También interioriza el espacio de oficina en los pisos inferiores y exterioriza en los pisos superiores con la gran apertura hacia el centro de la ciudad y las montañas. Con tal de conseguir un edificio icónico en el conjunto y teniendo en cuenta la imposibilidad de realizar un edificio alto y esbelto a causa de la altura permitida y las proporciones en planta necesarias para encajar el programa, se plantea, en el edificio DBIII que se construirá en una primera fase, la estrategia de moldear el volumen mediante dos grandes aberturas que conectan el atrio central con su entorno próximo y con la ciudad.

Las fachadas de todos los edificios se resuelven mediante un diseño racional único, cuyo elemento principal son las lamas verticales, que se colocan sobre la fachada suspendida de vidrio aportando el aspecto general de todo el centro de negocios gracias a su ritmo variado.

Al llegar a la planta superior las lamas se convierten en pérgola de la terraza perimetral de las oficinas VIP.

Para lograr unos interiores acogedores, cálidos, representativos y contemporáneos se propone el uso de la madera con barniz blanco semitransparente en combinación con piedra en el vestíbulo, alfombra en áreas de oficina, el uso extensivo de vegetación interior y vidrios transparentes y translúcidos.

Ambos edificios nuevos utilizan el mismo esquema flexible de oficinas. El ritmo de fachada permite la colocación de las divisiones verticales cada 1,33 m. La profundidad de la zona de trabajo desde la fachada es de 5 m lo que permite todo tipo de configuraciones (oficinas individuales, oficinas compartidas, espacios abiertos, salas de reuniones). Todas las unidades de oficinas cuentan con una superficie mayor a los 200 m2 y el esquema en planta permite juntarlas en una unidad mayor de unos 2000 m2.

En particular, en el edificio DBIII también existe la posibilidad de crear escaleras internas que conectan dos o más plantas con el fin de alquilar oficinas con más de 1.500 m2. El programa se organiza en vertical –de arriba a abajo– de la siguiente manera: en la novena planta se sitúan las oficinas VIP; entre la segunda y la octava, las oficinas estándar y en la primera planta, el centro de congresos y salas de reuniones, mientras que la planta baja se destina al programa semipúblico como el vestíbulo, una galería de arte, el bar restaurante y zona de fitness, accesibles ambos, fuera del horario de oficina. El centro de congresos, el vestíbulo y el restaurante están interconectados para permitir sinergias entre ellos en eventos especiales. El centro de congresos tiene capacidad para 100 visitantes.

Diseño estructural, energía, rentabilidad, estrategias de bajo mantenimiento y sostenibilidad

Ambos edificios utilizan principalmente una trama estructural simple de 8 x 8 m, que es el sistema de construcción más racional y económicamente eficiente en Eslovenia, debido a la industria local y los requisitos antisísmicos requeridos. El edificio DBIII utiliza la estructura metálica con refuerzos diagonales cuidadosamente colocados en la última planta y sobre la gran abertura en la fachada sur, donde se precisa salvar una mayor longitud libre de pilares.

Los pilares se colocan en fachada para permitir la máxima flexibilidad del espacio de oficina y la estabilidad ante terremotos, se logra principalmente con núcleos rígidos de escaleras y ascensores de emergencia.

DBIII y DBII se diseñan como edificios de bajo consumo energético mediante medidas activas y pasivas que logran el concepto energético más avanzado. Además, el atrio del edificio DBIII sigue el concepto de los mejores edificios eficientes en términos energéticos, que utilizan el atrio como amortiguador climático que precalienta el aire en invierno y enfría el edificio en verano.

La propuesta pretende no solo ser rentable en varios aspectos vitales como el uso de una malla estructural estándar –con solo unos pocos elementos singulares en alguna zona clave–, el diseño de volúmenes compactos para minimizar la superficie de fachada o la configuración de la planta de oficinas de forma racional, sino también persigue ser de bajo mantenimiento.

Así mismo, el proyecto tiene la intención de utilizar la mayor cantidad de materiales sostenibles como la madera en el interior del atrio del DBIII, en los marcos de la fachada, en las divisiones interiores y en los techos; el nylon reciclado para las moquetas de las oficinas o el aluminio reciclado para los elementos verticales del parasol.