Edificio Disa
0746-BIR.CGA-TCI.ES-2012
Architects: Batlle i Roig, Cuende y Gutiérrez Asociados
Status: Competition (2012)
Visualizer: Studio
Scale: Large
Types: Office, Office building

Para nosotros, las pauta más importante de acercamiento a la resolución de esta bella e importante ecuación urbana, ha sido: la mezcla de usos que incluye –espacios comerciales con oficinas y recorridos diversos en plantas bajas a diferente cota, viviendas en plantas superiores y la torre representativa de DISA con 21 plantas dando a una plaza de importantes dimensiones que a su vez da frente y esperamos vida a edificios públicos de trascendente entidad local, un colegio y el nuevo Palacio de Justicia.

Lo anterior nos hizo pensar en un concepto espacial flexible, entendemos que también orgánico, que permita la convivencia de los diferentes usos, propiciando sinergias entre ellos con la finalidad de recuperar y hacer ciudad.

Proponemos una conversación –dialogo- entre lo edificado y el bosque –la plaza pública-.

Un dialogo permanente entre el recuerdo, presente, del olvidado bosque y la arquitectura respetuosa que recuerda su ser en la naturaleza. A fin de cuentas, construir es destruir ¡pero! Si se construye sin devastar, devolviendo parte de lo tomado, el resultado es más amable más comprometido más humilde, con el futuro. El verde se acerca a la torre, que a su vez quiere ser flexible y orgánica, permitiendo a modo de satisfecha concesión que su interior se convierta en un oasis urbano.

Si fuéramos capaces de imaginar a las raíces del bosque sorteando bajo tierra los cimientos de lo construido y mostrándose con frescor en sus entrañas, si así sucediera, habremos conseguido ese deseado dialogo.

El bosque se convierte de esta manera en la primera idea de la estrategia de sostenibilidad implícita en la propuesta y que tiene por objetivo contrarrestar las emisiones de CO2 que se deriven de la construcción y futuro funcionamiento del edificio. Además la pieza arbolada configurará espacios de sombra que generaran situaciones ambientalmente favorables en nuestro. Como diría Luis Gordillo “para que sigan nadando en los Alisios”.

Para compatibilizar la plantación del arbolado se ha previsto que la cubierta del aparcamiento deje siempre por lo menos 1,5 m de tierra vegetal bajo las zonas plantadas, que se pueden incrementar elevando los parterres correspondientes.

Cuatro volúmenes construidos en torno a un espacio interior público y común, abierto y recóndito, vivo y calmo, estancia y paso, respiro y cruce, abierto a la ciudad y a la nueva plaza. En el centro de lo edificado un  tranquilo espacio público –oasis- accesible a los peatones a los empleados a los comerciantes a los viandantes a las oficinas a la ciudad.

El quinto edificio, al otro lado, bajo la plaza alberga un aparcamiento público  de cuatro  plantas para los diferentes usuarios de los alrededores.

Nos preocupó durante el proceso,  atender con detalle los encuentros entre edificios, los intersticios, atendiendo a su motivo, a sus usos: llegadas, salidas, comunicación vertical de las distintas secciones, cruces, encuentros y demás.

Las plantas de oficinas consisten en espacios diáfanos divisibles por zonas y necesidades, con dos tipos de iluminación natural:

– Grandes aberturas orientadas a sur que promueven el contacto con la luz solar que influye positivamente en las actividades de la gente, estimulando su actividad con energía verde y positiva.
– Una doble piel de piedra exterior y vidrio interior con un patrón de aberturas que filtra la luz al interior de manera tamizada y permite múltiples configuraciones del interior al estar modulado a 1,20 cms. 

El zócalo de 3 plantas se desarrolla bajo las dos piezas principales dando continuidad a estas y generando actividad a las cotas más cercanas de la calle. La actividad a pie de calle construye ciudad.  Este zócalo se concibe como una pieza formada por múltiples pasajes que promueven una mejor y mayor actividad comercial (y humana) en este ámbito, tan cercano a la calle.

La materialidad de la solución se basa en unificar el material de fachada del zócalo y la torre, que se formaliza mediante una textura pétrea con un patrón de perforaciones que habilita multitud de programas en su interior. El bloque de viviendas, de aspecto más ligero, descansa sobre el zócalo adosadamente a la torre.

La fachada de la pieza que se enfrenta a la calle Álvaro Rodríguez López (cuerpo lineal) intenta generar orden y continuidad a la ciudad a través de su geometría nítida, clara y sencilla. La fachada que se orienta al parque se articula con múltiples volúmenes que se orientan a diferentes perspectivas, dotando de carácter y dando el punto de singularidad que el edificio necesita, manteniendo las trazas ordenadas y claras de sus plantas zócalo. De esta manera se inicia el diálogo entre lo edificado y el bosque que comparten además del emplazamiento, una geometría y un lenguaje común.

Los pasajes culminan en un patio central al pie de la torre que asume diferentes funciones:

– Genera situaciones climáticas favorables para el clima Atlántico existente.
– Permeabiliza la pieza edificada y mejora su relación con el nuevo espacio libre generado
– Organiza el acceso peatonal principal al aparcamiento
– Aumenta la superficie de relación de los locales comerciales del zócalo dotándoles de doble acceso (desde las calles perimetrales y desde el interior del patio) y genera circulaciones a su alrededor en las plantas 2 y 3 de dicho zócalo.
–  Promueve la continuidad visual de la calle V-2 hacia la calle Álvaro Rodríguez López.

En los espacios para oficinas, las proporciones se han diseñado para que coexistan: la funcionalidad y el confort del usuario. Hemos probado distintos tipos de de diseño para la  distribución de las oficinas sin tener que readaptar las instalaciones. Estas estancias pueden ser compartimentadas en estancias cerradas cuando la empresa así lo necesite para su uso. Las oficinas individuales estarán separadas por tabiques secos de suelo a techo sin aberturas, sin embrago, tabiques de cristal abren estos espacios a las zonas comunes y los pasillos.

La estrategia de configuración del espacio libre que el planeamiento y el concurso proponen, parte de la  renuncia voluntaria a convertir dicho espacio en una plaza al estilo de la clásica ágora griega, un tipo de plaza que ya existe, encontramos un sinfín  y variedad en Santa Cruz de Tenerife, como en muchas ciudades españolas, Las “plazas duras” cuando bajaron su calidad se convirtieron en lugares inhóspitos. Renunciamos a la plaza con el solo papel de ser el vestíbulo –lugar de paso- entre edificios más o menos singulares, sin renunciar al carácter público y vividero del espacio.

Competition: Edificio Disa | Post date: 14/01/2013 | Views: 2.683