El proyecto para el nuevo Edificio Municipal de Providencia es una oportunidad para dar sentido y coherencia arquitectónica a un conjunto de edificios independientes -pero complementarios – que ordenan llenos y vacíos en torno a la pieza central del conjunto: el Palacio Falabella. La operación se concentra en la inserción estratégica de tres volúmenes y un patio excavado que se relacionan por tensión. Tanto la arquitectura como los vacíos resultantes reinterpretan los valores espaciales, arquitectónicos y paisajísticos con los que la comuna de Providencia se identifica. Más allá de ser un Edificio Consistorial, el proyecto se presenta como un nuevo lugar de encuentro comunal, que además de albergar y ofrecer un renovado y eficiente programa cívico, será un lugar atractivo como remanso. A continuación las 10 ideas generadoras:

Campus

La idea de campus abierto, si bien nace en las instituciones universitarias, es pertinente en el sentido de lograr una unidad de conjunto integrado a la trama urbana. El libre traspaso, el espacio público y la presencia vegetal son elementos preexistentes en el actual ordenamiento, y por lo tanto son valores que la propuesta reinterpreta y potencia.

Integración

Las intervenciones se concentran básicamente en tres unidades, cada una de ellas responde de manera sensible a su entorno inmediato. Esto determina la altura de cada volumetría así como las variaciones en sus fachadas, que a su vez responden a las distintas situaciones que enfrentan.

Traspaso

Se proponen accesos regulados desde distintos puntos, siendo el eje principal el oriente-poniente que conecta las calles Pedro de Valdivia y Marchant Pereira, además de traspasos en el sentido norte-sur por Avenida Eliodoro Yáñez y Calle Carlos Larraín Claro.

Paisajismo

Se busca una integración entre arquitectura y vegetación como idea fundamental que interprete la identidad de la comuna. Más allá de su rol ornamental, su aplicación tiene fines funcionales, para contener vistas no deseadas y contribuir a obtener una mayor eficiencia energética en la arquitectura.

Cada especie presente en las cubiertas y fachadas responden de distinta manera a un fin específico para permitir o no el paso de la vista y la luz, dependiendo de la época del año.

Oasis

Se propone un interior de remanso y contemplación con la presencia de un espejo de agua central, que posee tajamares en su interior. Este elemento, además de reflejar los edificios y poner en valor el Palacio, colabora como regulador de temperatura en los meses de verano.

Flujos

El ordenamiento del espacio se subordina a flujos según jerarquía. Un eje principal recorre longitudinalmente el predio conectando Pedro De Valdivia y Marchant Pereira.

Un segundo recorrido bordea el lado sur del predio por una galería aporticada que conduce hacia el acceso principal por el Centro de Atención al Vecino. La fachada oriente de este edificio, que enfrenta el espejo de agua, se define como un área abierta y pública de circulación vertical que conecta todos los niveles y recintos a través de un recorrido claro y terrazas, lo cual conduce finalmente a la plaza mirador elevada como espacio público de remate.

El edificio ubicado al lado opuesto de calle Marchant Pereira, replica el sentido del espacio público vertical por una escalera de conexión exterior en el lado sur.

Atemporalidad

Se ha optado por una expresión arquitectónica neutra, silenciosa y abstracta, que omite cualquier referencia estilística a fin de lograr una neutralidad arquitectónica atemporal. Su expresión representa su comportamiento estructural.

Nobleza Material

El material predominante es hormigón a la vista. Tanto barandas como escaleras se ejecutan con planchas de acero de 5mm, con terminación de pintura en polvo. La arquitectura es austera en su expresión y considera tanto el envejecimiento natural de los materiales así como el crecimiento del material vegetal en cubiertas y fachadas, como parte de su belleza.

Flexibilidad

Los edificios propuestos son sistemas estructurales regulares que buscan la máxima flexibilidad de ocupación en el tiempo. Las organizaciones municipales son dinámicas y los edificios deben ser los suficientemente flexibles para facilitarlo. Todas las instalaciones, redes y cableados se proponen a nivel de suelo, en pisos mecánicos registrables que disponen de una profundidad de 40cm en toda su extensión.

Mirador

Se propone una plaza mirador en la azotea del edificio de atención al público, desde donde se puede dominar gran parte de la comuna. Esta azotea es de acceso libre y ofrece un sombreadero reticulado de hormigón, el cual posee material vegetal.

credits

architects: Albert Tidy, Studio Cáceres Lazo  |  team: Albert Tidy, Gabriel Cáceres, Daniel Lazo  |  collaborator: Ken Qiu, Sebastián Simonetti, John Miller, Tomislav Mimica, Marta Álvarez, Camilo Villagrán  |  client: Unknown  |  status: Competition (2017)  |  clasification: honour mention  |  location: Santiago de Chile, Chile (-33.432751,-70.6108396)  |  climate: Oceanic / maritime, Temperate  |  materials: concrete, glass  |  environment: Urban  |  landscape: Francisca Saelzer  |  visualizer: Studio  |  model maker: Nicolás Allende  |  scale: 12.500 m2 large  |  types: administrative center, institutional  |  views: 3.436