Cuando la arquitectura desaparece

“Ninguna construcción debería estar nunca sobre una colina ni sobre nada. Debería ser de la colina. Perteneciente a ella. Colina y edificio deberían vivir juntos, cada uno feliz del otro”. F. Ll. Wright.

Se proyecta una edificación rectangular a borde de camino, ordenada en relación a los restos de edificaciones existentes de muros de piedra seca del lugar, de un valor etnográfico y estético indudable.

Estas construcciones existentes son, a un lado,  en una posición predominante, una potente estructura de muros  de un espacio interior único, mientras al otro lado y  más próxima a la ermita histórica de NS de Guadalupe, se presenta  la sucesión de muros tipo peine igualmente ejecutados en piedra. El primero de ellos presenta restos de un horno de piedra roja.

La construcción proyectada se dispone encorsetada entre dos grandes muros de piedra del lugar, estableciendo un diálogo con las construcciones históricas y con el entorno natural, en un afán por pasar desapercibida y ceder el debido protagonismo a la ermita.

Adaptación topográfica y paisajística

La nueva edificación debe mimetizarse con el paisaje, incluso confundirse con él. Para la elección del lugar se han seguido los siguientes criterios:

Mínima perturbación : Se pretende no perturbar la visión de la histórica Ermita de Puntallana. Se considera prevalente mantener las características actuales del templo exento y su entorno, así pues, la nueva edificación se dispone a una distancia prudencial del edificio histórico. La zona elegida es aproximadamente horizontal y al borde del camino, lo que facilita el acceso y comunicación con los demás elementos de la zona.

Adaptación topográfica : Para conseguir una verdadera  adaptación paisajística, se elige un lugar que por sus características topográficas permita que, una vez levantado el edificio, su cubierta pueda convertirse en una continuidad del  terreno circundante y así mimetizarse con el entorno. Desde la carretera de acceso, que posee una vista panorámica del conjunto de la Ermita, la edificación se asemejará con el medio circundante, desapareciendo, confundiéndose con él.

Recuperación : La edificación se posiciona  en un lugar no virgen, que ya ha sido modificado por las construcciones que allí se levantaron, hoy felizmente desaparecidas.Con la intención de causar el mínimo impacto sobre el suelo protegido, el edificio se sitúa en el suelo ya modificado con vocación de recuperarlo paisajística y ambientalmente.

Materiales : La potencia matérica y formal de las construcciones cercanas de piedra seca del lugar, aconsejan la utilización de este material con el doble objetivo de, establecer un diálogo etnográfico con éstas y lograr la pretendida mímesis con el paisaje circundante.

Un espacio multifuncional

El objeto del presente estudio es la definición de una edificación de apoyo a las actividades de la ermita de la Virgen de Guadalupe. La construcción, de 150 m2 de superficie construida, se proyecta como un gran espacio diáfano y multifuncional equipado con un office y servicios diferenciados y adaptados a personas con problemas de movilidad.

Así pues, recoge el programa propuesto:

– Sala de reuniones en que una de sus paredes contenga el mobiliario de un office. Este frente amueblado se puede cerrar a conveniencia, total o parcialmente, por medio de puertas de madera apilables.
– Aseos diferenciados por sexos  y adaptados a la ley de accesibilidad.
– Terrazas exteriores dotadas de elementos de sombra y bancos.

Relación interior-exterior

Grandes puertas correderas permiten la apertura total del frente del edificio hacia las terrazas exteriores posibilitando el uso conjunto de toda la superficie. A su vez, un gran volado provee de la necesaria sombra y confort al espacio resultante.

Instalaciones y sostenibilidad

Se proyecta una construcción diseñada con criterios de sostenibilidad ambiental y económica. Se preevé la recogida del agua de lluvia en la cubierta para su almacenamiento en depósito y posterior aprovechamiento. La composición de la cubierta vegetal y de los grandes muros de mampostería de piedra, presentan una gran inercia térmica, estando especialmente diseñados para dotar a la edificación del necesario confort ambiental.

La vegetación propuesta, determinada en el Plan Director de la Reserva Natural Especial de Puntallana, es autóctona de la comarca. El proyecto preeve la recuperación de una zona antropizada. En la cubierta se dispondrán colectores solares formados por tubos de vacio para aprovechar la energía solar térmica minimizando su impacto visual. En conjunto los materiales escogidos son todos ellos naturales no generando residuos que puedan dañar el medio ambiente.

credits

architect: Beautell Arquitectos  |  team: Alejandro Beautell  |  collaborator: Fernando Beautell, Adam Toth, Flavio Dorta  |  client: Obispado de Tenerife  |  status: Competition (2015)  |  location: Puntallana, Spain (28.126487, -17.104290)  |  climate: Hot, Semiarid  |  materials: stone, wood  |  environments: Seaside, Mountain  |  visualizer: Studio  |  scale: extrasmall  |  types: cultural, interpretation center, refurbishment  |  views: 1.626