Relación del edificio con su entorno inmediato

La primera decisión de proyecto consiste en retranquear la línea de fachada del edificio tomando como referencia la alineación de la nave industrial vecina para dar lugar a una pequeña antesala que servirá para hacer más cómodas las horas de entrada y salida de los niños en las que se concentrará la mayor cantidad de gente.

Un edificio introspectivo

Rodeamos la parcela con un muro de fábrica que tiene continuación en la fachada principal para brindar a la escuela máxima privacidad frente a miradas indeseadas; dos volúmenes que configuran una L servirán para albergar el programa funcional del edificio, en el ala contigua a la calle se dispondrán los espacios administrativos y el otro ala, más privado, acogerá las aulas de los niños que encontrarán su prolongación natural en el gran patio central. El edificio toma como partido cerrarse con respecto a la calle para abrirse con respecto al jardín.

Economía en los gestos formales, un proyecto sintético

El edificio se compone de seis grandes franjas: cinco para las aulas y una larga para el programa administrativo y los espacios compartidos (comedor y hall de entrada). Las franjas quedan separadas entre sí por muros de fábrica y se cubren con seis grandes bóvedas catalanas. Es así como hacemos que el sistema estructural, la forma del edificio y la distribución del programa funcional coincidan.

Las aulas, un mismo espacio resuelve distintas necesidades funcionales

Las cinco aulas tienen el mismo tamaño, 5m x 8m pero cada una alberga un programa funcional diferente, las zonas de juego se organizan delante del jardín y en la franja trasera se concentran las zonas de “servicios” es así como el aula para niños de 0 a 1 años cuenta con una zona de cambiador, otra de preparación de biberones y un área de siestas, el aula para niños de 1 a dos años cuenta una zona de preparación de biberones y una de siestas y las dos aulas para niños de 2 a 3 años cuentan con una zona de cambiador y baño completo (lavamanos, inodoros y ducha). Finalmente el aula múltiple se deja totalmente libre y el tabique que la separa del hall de entrada es plegable de tan manera que se pueda recoger para dar lugar a un gran espacio para acoger eventos especiales.

Un sistema constructivo racional, fácil ejecución y con memoria

El sistema estructural se compone de pilares y vigas prefabricadas de hormigón armado sobre las cuales reposan unas bóvedas a la catalana. La racionalización formal del edificio nos permite construirlo con un set muy básico de piezas que se repiten una y otra vez, simplificando el sistema de cálculo y la puesta en obra repercutiendo directamente en el tiempo de ejecución y en el precio final del proyecto. El sistema de bóvedas hace referencia a un sistema constructivo tradicional que alude a la memoria constructiva de la Mallorca ayudando a anclar el proyecto en el lugar. El proyecto consigue una imagen muy abstracta y contemporánea pero siendo consciente de la historia que le antecede.

Una materialidad austera, salubre y de fácil mantenimiento

La austeridad formal del edificio queda igualmente reflejada en el criterio para escoger los materiales con los que se construye. Los grandes muros que configuran el edificio se levantan con ladrillos de obra de fábrica con tonos similares a los de la mampostería tradicional de marés de la isla. De igual manera la rasilla con la que se terminan las bóvedas utiliza los mismos tonos, de esta manera los espacios interiores adquieren un ambiente cálido sin necesidad de recurrir a acabados costosos de poca durabilidad.

Todos los pavimentos del edificio se construyen con resina epoxi de color aplicada directamente sobre la losa de hormigón armado, el mismo material que se suele utilizar en edificios de uso hospitalario y laboratorios dada la facilidad para limpiarlos y su gran durabilidad. Se utilizan colores cálidos y de tonos amables para generar ambientes tranquilos y cercanos para los niños. Todos los muros del edificio llevarán un zócalo del mismo material del pavimento hasta una altura de 1.20m para protegerlos del desgaste fruto de la actividad del mismo. El fácil mantenimiento del edificio es un componente más de la austeridad del proyecto.

Concepto energético del edificio

El proyecto optimiza los recursos energéticos a su abasto enfocándose en dos grandes temas. Por un lado aprovecha al máximo las energías naturales: la orientación de los espacios funcionales asegura el mejor aprovechamiento de la iluminación natural para limitar al máximo el uso de luz eléctrica. De igual manera, la configuración del edificio permitirá mediante la simple abertura de ventanas a ambos lados de las aulas, ventilarlas de manera natural en los meses calurosos, además el porche las protegerá de la radiación directa.

Durante los meses de frío, el sol más bajo podrá entrar en las aulas y calentarlas aprovechando además la inercia térmica de los muros de obra y la solera de hormigón. Un sistema de recogida del agua de lluvia en las cubiertas permitirá reciclarla para su aprovechamiento como aguas grises para las cisternas de los baños y el regado de plantas del patio. El segundo punto de la estrategia energética del edificio consiste en un sistema de control activo de la climatización: se trata de una bomba de calor aerotérmica combinada con un sistema de losa radiante. Este sistema ofrece el mayor grado de eficiencia ya que se dimensiona para trabajar a baja temperatura.

La bomba de calor tiene la capacidad de extraer calor del aire exterior para traerlo al interior y de igual manera puede extraer calor de aire interior para llevarlo al exterior con lo cual el sistema funciona en invierno y en verano. Esta energía también se utilizará para alimentar el sistema de agua caliente sanitaria. La inversión en este sistema quedará rápidamente amortizada gracias al gran ahorro energético que permite. Este sistema irá acompañado de un diseño adecuado del sistema de aislamiento térmico (control de puentes térmicos) y de infiltraciones de aire (juntas y carpinterías).

credits

architects: Gaston Saboulard, Federico Ortiz  |  client: Ajuntament de Llubi  |  status: Competition (2017)  |  competition: Escoleta Llubi  |  clasification: finalist  |  location: Llubi, Spain (39.701472, 3.008150)  |  climate: Mediterranean, Temperate  |  materials: brick, concrete  |  environment: Urban  |  visualizer: Studio  |  scale: small  |  types: education, nursery  |  views: 2.844

same competition (+8)

Jorge Ruiz Boluda, Juan Carlos Hernández González | Terradas Arquitectos, Pablo Ayala, Allaround Lab | Gaston Saboulard, Federico Ortiz | Tomás Montis, Juan Bonilla, Betula Creative Lab | PYO arquitectos | JA arquitectura | Aixopluc, Aulets | Sol89 | mrpr arquitectos