• β

  • Beta Architecture
    studio specialized in
    unbuilt architecture

Our work.
Collection.

El Nuevo Complejo Intermodal de San Cristóbal incluyela Estaciónde Alta Velocidad, con una capacidad de 5,8 millones de viajeros/año, una estación de autobuses de 40 dársenas, además de otros usos complementarios como un hotel, áreas comerciales y oficinas.

La ordenación volumétrica libera el espacio central para la actividad ferroviaria y concentra el resto de usos complementarios en el borde de la actuación de forma que, junto a la dotación de nuevos espacios urbanos en el perímetro, se logra una regeneración de un entorno deteriorado por la barrera que suponían las vías.

Se construirá un paso transversal a modo de calle cubierta que, además de resolver la conexión entre los dos lados de la ciudad, servirá de acceso a cada uno de los modos de transporte y los usos comerciales. La cubierta de este espacio se constituye como elemento de referencia de la nueva estación, respetando el antiguo edificio, cuya marquesina histórica será utilizada como gran vestíbulo de la nueva actuación.

La propuesta ha buscado los siguientes objetivos:

– Configurar una auténtica Estación Intermodal donde confluyen con facilidad todos los servicios de transporte público terrestre (ferrocarril, autobuses urbanos e interurbanos, metro, taxis), siendo muy cómodo y claro el intercambio de unos a otros. Además, todos son fácilmente accesibles para los usuarios.

– Lograr la integración urbana dela Estación Intermodalen su conjunto, así como de cada una de las piezas que la conforman.

– Aprovechar la importancia de la actuación para “hacer ciudad”, lo que podría resumirse en tres apartados:

– Mejorar la accesibilidad entre ambos lados del actual corredor ferroviario, tanto en lo referente a  vehículos como a peatones.

– Completar las dotaciones existentes y ofrecer nuevos espacios públicos, tanto exteriores como interiores, que enriquezcan el entorno de la actuación y, por extensión, el barrio de Os Mallos – Sardiñeira y la ciudad de A Coruña en su conjunto.

– Mejorar la imagen arquitectónica y la calidad de vida de todo el área, ofreciendo una serie de nuevos volúmenes que alberguen los usos contemplados en el Programa y definan y construyan los nuevos bordes del recinto, completando y enriqueciendo los espacios limítrofes, la actual Plaza de San Cristóbal o la propia Marquesina existente, creando el Nuevo Vestíbulo dela Intermodaly las Plazas Elevadas que dan ala Avenida Sardiñeirao a Joaquín Planeéis y convirtiendo estas vías,  hoy en día marginales, en auténticas avenidas, llenas de vida y de nuevas posibilidades.

En lo que se refiere ala Estación Intermodalse ha conseguido:

– Armonizarla Nueva Estación con la Antigua Marquesina, ubicando entre ellas un Vestíbulo y dando homogeneidad al conjunto resultante.

– Ubicar y distribuir las nuevas funciones y sus contenedores arquitectónicos logrando un conjunto espectacular, gracias al juego espacial de sus volúmenes, al acierto de sus formas y a la claridad que produce la luz.

– Integrar el lenguaje Formal y el lenguaje Constructivo, mediante la elección de técnicas constructivas y materiales adecuados, persiguiendo siempre la idoneidad en cada caso y pensando en su calidad, su durabilidad, conservación y permanencia con el paso del tiempo, así como en su fácil  limpieza y mantenimiento.

– Sin pretender buscar el espectáculo fácil y gratuito, sino buscando la espectacularidad del conjunto a través de su singularidad, por el acierto en la organización de las funciones, lo adecuado de la escala, la proporción de sus volúmenes, la belleza de sus formas, la calidad material, el equilibrio entre el lenguaje formal y el constructivo, la racionalidad y la sensibilidad que preside y  trasmite toda la actuación.

Y todo ello se ha logrado a través de cuatro decisiones fundamentales:

– Dar continuidad visual, tanto interior como exteriormente, a las tres partes esenciales dela Nueva Estación:la Antigua Marquesina, el Vestíbulo y la Nueva Marquesina; para así lograr una clara y eficaz funcionalidad mientras se libera su espacio de volúmenes edificatorios ajenos que dañen o desvirtúen su imagen. Se permite la visión interior continua desdela Plazade San Cristóbal o dela Estación, a través de espacios singulares, cubiertos por marquesinas, hasta la línea del Horizonte.

– Ligarla Estaciónde FF.CC. con la de Autobuses, situando ésta en sentido paralelo y longitudinal a la primera y ala Avenida Sardiñeira, mediante un amplio Vestíbulo, común a ambas, y a través del cual se accede también al futuro Tranvía, a las paradas de autobuses urbanos, de taxis, y al Aparcamiento, logrando así articular todo ello y convertir  el conjunto en una moderna, operativa, cómoda  y eficaz Estación Intermodal.

– Disponer el resto del Programa (Hotel, Centro Comercial Vialia, Oficinas, Aparcamiento,…) desglosado en dos grandes volúmenes edificatorios, que se sitúan flanqueando el conjunto dela Nueva Estación Intermodal entre ésta y las avenidas Sardiñeira y Joaquín Planells, y están compuestos por edificios de diferentes alturas y funciones, que posibilitan un recorrido peatonal a través de una serie de espacios públicos, situados en las plantas bajas de unos edificios y en las cubiertas de otros.

– Crear un elemento urbano nuevo y singular, de carácter peatonal, que cruza elevado sobre el Vestíbulo de la futura Estación Intermodal y cose el nuevo ámbito urbano, generado en las Avenidas Sardiñeira y Joaquín Planells  y que, actuando como una grapa, liga y da continuidad al Barrio, salva el obstáculo de la playa de vías ferroviarias, que tradicionalmente separaba y dividía la ciudad en dos partes inconexas, aisladas y marginales, y  se comporta como una rúa elevada o, mejor, como un puente-mirador que, al transitarlo,  permite contemplar y disfrutar, desde una posición elevada, el bello espacio interior dela Antigua yla Nueva Marquesina y la vida y el dinamismo que en  ellas se genera.

En el desarrollo de este proyecto hemos ido dejando de lado cuestiones banales, formas gratuitas, gestos innecesarios. Hemos tratado de resistir múltiples tentaciones, de apartar todo aquello que pudiera ser gestual o accesorio, hemos intentado quedarnos con lo esencial, ahondar y aproximarnos a la condición humana y a la constante idea de progreso que debe regir cualquier proyecto, tratando de alcanzar un sueño, pero sin abandonar ese principio de realidad que toda construcción requiere. Nuestra intención ha sido proponer una Arquitectura sobria, pero trascendente, basada en formas útiles y bellas, en materiales nobles, en técnicas constructivas adecuadas, prestando atención a cualquier tipo de detalle, pero, sobre todo, a lo que es esencial en Arquitectura: el espacio, y a lo que es aún más importante, si cabe: la funcionalidad. Para lograrlo es imprescindible contar con una racional y perfecta organización y localización de todas y cada una de las necesidades contempladas en el programa.

Y todo ello sin olvidar el momento socio-económico que atravesamos y la necesidad de no agrandar ni dilapidar el presupuesto con soluciones innecesarias, inadecuadas o excesivas.

Nos hemos situado en el presente y hemos pensado que, si somos capaces de resolver con ingenio, sensibilidad,  y racionalidad los problemas planteados, empleando para ello MENOS, habremos logrado MÁS, Mucho Más.