• β

  • Beta Architecture
    studio specialized in
    unbuilt architecture

Our work.
Collection.

El proyecto se sitúa en el casco histórico de Zaragoza, cuyo espacio más importante y donde se ubica la zona de intervención es la Plaza del Pilar. Una Facultad de Bellas Artes es el programa escogido con la intención de fomentar la llegada de gente joven al casco. El centro de Zaragoza es la zona con más actividad artística de la ciudad, la implantación de este equipamiento pretende potenciar este foco creativo incorporando una nueva oferta cultural.

El emplazamiento está formado por dos parcelas, un solar sin edificar y una manzana consolidada como Plaza del Pilar; bajo esta zona se encuentra el parking subterráneo del Ayuntamiento, elemento clave en todo el proyecto. El origen de este vacío en la trama urbana así como dicho anexo de la Plaza del Pilar están relacionados con el proyecto de Prolongación del Paseo de la Independencia, planteado en 1930 y, tras varias propuestas, paralizado en 1968.

El emplazamiento se encuentra en una situación privilegiada ya que tiene relación con dos zonas de la ciudad con caracteres muy distintos. El nuevo edificio ocupa las dos parcelas respetando la calle Santiago, que divide ambas manzanas. Esta calle juega un papel importante en el proyecto para la obtención de luz natural.

La parte del edificio que se ubica en la parcela de la Plaza del Pilar ocupa toda la superficie, llevando la fachada hasta la línea establecida por los edificios colindantes y cerrando el espacio central de dicha plaza. El programa que se plantea en este bloque es de tipo teórico, administrativo, de eventos y exposiciones considerando el tipo de actividad que se desarrolla en la Plaza del Pilar.

El bloque construido en la parcela interior del casco, genera una transición de pequeñas plazas con un nivel de privacidad distinto. Ganan protagonismo los espacios exteriores situando la cafetería como unión entre la plaza y el patio. El programa ubicado en esta parte contiene los talleres y aulas prácticas.

La diferencia en el sistema estructural responde a las necesidades de cada parcela. La estructura del edificio de la Plaza del Pilar es colgante con el fin de no sobrecargar el parking existente, formada por unas pantallas de hormigón armado y unas grandes cerchas de acero que actúan como lucernarios y de las cuales nacen los tensores que soportan el interior. Es importante mantener la altura constante para no crear desequilibrios, generando un volumen exterior rígido que entra en coherencia con el resto de edificios que conforman la Plaza del Pilar.

El edificio que mira al casco no se ve afectado por el parking, por lo que se utiliza una estructura de pórticos convencional, permitiendo crear un volumen más fraccionado que se adapta al carácter de su entorno. Las fachadas Norte y Sur son las más representativas del proyecto y donde se ubican los accesos, siendo consecuencia de la estructura y al igual que ésta, manteniendo el mismo carácter que los edificios colindantes. La utilización de los mismos materiales en todas las fachadas tiene como objetivo unificar el proyecto, compensando las diferencias de uso, forma y estructura.