ITER
0712-ELU-TCI.ES-2012
Architect: Estudio Lunar
Status: Competition (2012)
Clasification: 2 prize
Visualizer: Studio
Scale: 16.000 ㎡ Large
Types: Education, Research center

En un entorno volcánico distinguible no sólo por la piedra magmática que forma el terreno, sino también por la presencia de un gran número de cráteres que nos remiten sin dudar al origen volcánico de la isla, el futuro Edificio Parque Tecnológico del ITER se integra en el lugar como un cráter más. Un volcán de geometría perfecta que dialoga con los que se encuentran alrededor y cuyo magma es la actividad ferviente que tiene lugar cada día en su interior.

El edificio se vuelca hacia el patio, el corazón del cráter, como centro de actividades y comunicaciones que sirve como punto de encuentro y conexión con los edificios de su entorno inmediato organizando los diferentes accesos. Pero el patio también nos comunica con lo que ocurre bajo él: a modo de hendiduras en el suelo, laboratorios y puestos de investigación se abren al exterior. Crean una segunda categoría de patio, de menor escala. Tienen menor tamaño y su uso será más íntimo, el de los investigadores y trabajadores del centro que en sus ratos libres puedan disfrutar de las bondades del clima. Esto crea una sucesión de conectividades visuales entre espacios abiertos al exterior; desde las terrazas de las plantas superiores hasta los patios semienterrados en el terreno, pasando por el espacio de mayor jerarquía, el patio, produciendo una espacialidad atractiva y compleja que mantiene relación entre los usuarios del centro.

La propuesta, por tanto, se define como un terreno magmático lleno de energía que debido a la presión que ésta ejerce necesita ser liberada, abrirse al exterior a modo de grietas en el suelo, y del que proviene la silueta circular que da forma al edificio, el cráter. De esta manera podemos decir que nuestra propuesta está formada por una primera parte continente de programa que se sitúa en el terreno; interactúa con él y lo deforma para dar cabida a laboratorios, puestos de investigación, espacios de servicio y aparcamiento. Y una segunda que se sitúa por encima del terreno y sólo lo toca para generar el acceso principal al norte, poco después de entrar al recinto del ITER, y que de esta manera nos protege de los vientos predominantes, los Alisios provenientes de noreste. Después se mantiene separado del suelo, como un objeto de geometría perfecta que nos permite situar la conexión con el Edificio Administrativo del ITER, y le da permeabilidad para ser accedido desde sur y este.

A través de las plantas semi-enterradas también se da respuesta al acceso sur, por lo que la conexión con el centro de visitantes se produce a dos niveles, uno desde el patio, directamente sobre el terreno y bajo el anillo, y otro a través del programa situado en la planta -2. El aparcamiento se resuelve en una única planta, la -3, y se accedería por el lado sur de la parcela, que al ser el de menor altura facilita su conexión. El anillo superior contiene el programa más representativo y que requiere mejores condiciones lumínicas como son la recepción, despachos de investigación, salas de conferencias y reuniones, aulas y talleres, biblioteca y cafeterías. En estas dos plantas que se encuentran en el anillo se distinguen tres tipos de espacios: balcón perimetral, cajas de programa e interior.

El espacio interior es continuo y en él se sitúan actividades como puestos de investigación o mesas de lectura de la biblioteca. Las cajas se encuentran entre el interior y el exterior. Son espacios que requieren de mayor intimidad como aulas o talleres y entre ellas siempre se sitúan los accesos desde el tercer tipo de espacio, el balcón perimetral. El espacio de circulación está volcado al patio por lo que éste se convertirá en el epicentro de la actividad. Pero también puede ser utilizado como un lugar de descompresión y encuentro de los usuarios del centro debido a las diferencias en sus dimensiones. En ambas partes de la propuesta se han tenido en consideración principios de eficiencia energética y sostenibilidad.

Las plantas semi-enterradas se encuentran de por sí protegidas por el terreno, con las ventajas que ello conlleva, y mediante la apertura de patios se proporciona la ventilación y exposición solar necesarias para un perfecto funcionamiento energético y alto nivel de confortabilidad. El anillo superior tiene una envolvente de paneles formados por dos materiales: células fotovoltaicas y piedra volcánica. Estos dos materiales se combinan adaptándose a las orientaciones, de manera que los paneles que se encuentren en el sur del edificio contendrán un 90% de células fotovoltaicas y 10% de piedra volcánica, cantidades que irán cambiando progresivamente hasta llegar a la fachada norte que contendrá una mayoría de material pétreo. Estos paneles de fachada podrán girar por domótica en torno a un eje central proporcionando un mayor aprovechamiento de la energía solar.

Funcionamiento energético

El nuevo edificio del ITER pretende ser referencia como edificio sostenible no sólo por su integración de nuevas tecnologías que permiten el ahorro y producción del edificio, sino también por el uso de los recursos naturales que le rodean y que se nos ofrecen de forma gratuita y que harán que los tecnologías adquiridas estén más dedicas a producir energía que ahorrarla. El cuerpo superior que contiene dos plantas abiertas flotantes incorpora una fachada de paneles verticales que se orientan domóticamente siguiendo al sol con un doble objetivo: proteger a los espacios de trabajo del impacto directo y aprovechar la energía del sol a través de las células fotovoltaicas que incorpora. Este sistema abierto permite el aprovechamiento máximo de la iluminación y ventilación naturales. La cubierta del edificio ofrece 2.800 m2 donde alojar placas fotovoltaicas con la orientación más eficiente. Estos principios básicos de las dos plantas flotantes se dan en más recursos sostenibles del edificio: es esencial aprovechar la luz natural y temperatura ambiental que ofrece Tenerife.

El contrapunto al volumen circular flotante, son los niveles del sótano. En las plantas sótano se desarrollan los sistemas energéticos naturales más esenciales: aislamiento natural, protección solar, ventilación cruzada, inercia térmica,… Las zonas de sótano aprovechan toda la energía que acumula el suelo en forma de aislamiento térmico permitiendo mantener una temperatura constante durante todo el año sin necesidad de una gran aportación de energía. El sistema de patios alrededor del cual se articula el programa de las plantas sótano ofrece iluminación natural y ventilación cruzada con la que se renueva el aire.

A pesar de que el proyecto se concibe como dos mundos contrapuestos, el objeto flotante y el sistema de perforaciones en el terreno volcánico, energéticamente estos dos conceptos opuestos se complementan, creando un sistema de intercambio de energías. El sistema de ventilación fluye de forma natural por la diferencia de temperatura del aire del cuerpo superior con el inferior, con lo que el flujo de aire y su renovación se produce sin ningún consumo energético. El sistema de fachada ventilada permite acumular calor en los días fríos y transferirlo a las zonas cálidas, y en los días calurosos es el aire a temperatura constante del sótano que reducirá la temperatura de las zonas calientes del volumen superior.

El sistema constructivo seguirá los principios de “cradle to cradle” permitiendo que la mayoría de sus elementos constructivos puedan ser reutilizados en el futuro con una mínima inversión energética.

Conclusiones del concurso

Para nosotros la participación en este concurso fue una experiencia enriquecedora y una demostración de intenciones como primer concurso de Estudio Lunar, en el lenguaje arquitectónico y su relación indispensable con el grafismo.

Como análisis de los resultados del concurso, una posible conclusión que podríamos apuntar desde nuestra parte es que nosotros nos acercamos al proyecto con la intención de crear para el ITER un edificio con una imagen muy potente, que les representará de cara a presentarse al mundo y les sirviera para promocionarse, además de ser un edificio sostenible y eficiente en sus funciones. Seguramente en la ejecución de todos objetivos, el resultado final fue un edificio muy ambicioso, quizá demasiado para el propósito del concurso.

Team: Conxa Gené, Joan Alomar, Javier Íñigo, Carmen Largacha | Collaborator: Lunar vision | Post date: 10/12/2012 | Views: 2.045