El nuevo edificio se plantea como la suma de 3 elementos: dos prismas rectangulares articulados por un eje central que contiene las comunicaciones verticales y los patios. La altura del nuevo edificio, de acuerdo a la normativa, se adapta a la altura de la fachada protegida.

Relaciones visuales y funcionales del edificio con su entorno

Con el fin de que la nueva volumetría sea armónica con la antigua fachada, y exprese la verdadera entidad de la intervención, el nuevo edificio manifiesta la confección en franjas donde se expresa el volumen comprendido por la antigua fachada, el nuevo volumen ligero que vuela en sus extremos para enfatizar los accesos laterales y el cuerpo central que actúa como charnela entre ambos. El volumen que engloba la fachada protegida se manifiesta con la rotundidad urbana del edificio antiguo, haciendo calle, mientras que el nuevo volumen que organiza la relación con el espacio público interior se manifiesta como un volumen ligero, volado y transparente, manifestando su intención de acogida y conexión.

La planta se estructura en 4 zonas organizadas por los ejes de simetría del edificio. El eje longitudinal organiza las circulaciones, comunicaciones y patios; el transversal genera un gran atrio de toda la altura del edificio, conectando visualmente todas las plantas y generando en torno a estos espacios de interrelación.

credits

architect: vaillo+irigaray architects  |  team: Antonio Vaillo, Juan Luis Irigaray  |  collaborator: Vicenç Benéitez Rodríguez, Guitart Arquitectura i Associats  |  client: BIMSA  |  status: Competition (2018)  |  clasification: 1 rang  |  location: Barcelona, Spain (41.38879,2.15899)  |  climate: Temperate, Mediterranean  |  materials: brick, wood  |  environment: Urban  |  visualizer: Studio  |  scale: 4.460 m2 medium  |  types: cultural, cultural center, refurbishment  |  views: 1.414