La filosofía

A la frontera entre ciudad y desierto, entre océano y volcanes, el proyecto se inscribe en un contexto periurbano ecléctico. Nuestra propuesta se apoya en las particularidades del lugar, una arquitectura industrial, una topografía, y un ecosistema.

Los desafíos

La inserción del proyecto en el ámbito existente esta al centro de nuestras preocupaciones. La propuesta arquitectónica sugiera la importancia del antiguo depósito de agua y de su simbólica, poniendo a este en el corazón del proyecto, conservando su huella a través de sus muros periféricos. El relieve preexistente sirve de sustrato para la actividad: se trata de potenciar el desnivel creando una escena enterrada, y aislada acústicamente.

El relieve esta puesto en valor recreando frontalidades. Son verdaderos marcadores del lugar, que reagrupan los espacios técnicos necesarios a los usos del proyecto. Los muros redibujan el lugar, acompañando al visitante en la exploración del espacio y de su música. La definición del espacio se entiende como una reinterpretación de los “socos”, esos muros de piedras que protegen las plantaciones de los elementos naturales, viento y escasas lluvias.

Una estructura polivalente

Una «super-estructura» se coloca por encima del proyecto. Esta estructura alberga todos los usos, y ofrece una flexibilidad y una modularidad sin límites. Esta, vincula y define los espacios, crea la unidad del proyecto, estructura, construye, organiza y jerarquiza el conjunto, según los deseos, las actividades, o las temporalidades. El espacio generado es versátil y apropiable por cada uno.

Entre núcleo urbano y zona rural, esta estructura activa se convierte en un nuevo hito, una señal estructurante en el paisaje de Arrecife.
El recorrido permite pasear por los diferentes espacios del programa hasta su apoteosis, en el tejado: las vistas hacia el paisaje, el entorno excepcional, el mar y sus colores.

Un oasis

En este entorno árido, la propuesta permite en su corazón la creación de un espacio de respiración, de encuentro, de intercambio y de descanso entre el desierto y la ciudad.
La materialidad bruta y mineral del proyecto resulta de los distintos elementos del contexto. El proyecto los reinterpreta con la intención de crear la atmosfera propicia para la justa integración en su ambiente del Lanzarote Music Factory: el Soco Activo.

credits

architects: CRAFT architecture, Faye Architectes, Benjamin Coustes  |  clients: Rethinking Architecture Competitions, Cabildo de Lanzarote  |  status: Competition (2017)  |  competition: Lanzarote Music Factory  |  clasification: honour mention  |  location: Arrecife, Spain (28.984530, -13.556907)  |  climate: Semiarid, Hot  |  materials: concrete, metal  |  environment: Industrial  |  visualizer: Studio  |  budget: 768.400 €  |  scale: 1.018 m2 medium  |  ratio: 754,81 €/m2  |  types: cultural, dance center  |  views: 2.420

same competition (+1)

CRAFT architecture, Faye Architectes, Benjamin Coustes | Beautell Arquitectos