El Loira y los viñedos que se distribuyen a sus orillas han sido, desde hace siglos, agentes de cambio en el paisaje. Los viñedos, los jornaleros que recogen la uva y su modo de vida casi nómada dieron lugar a la aparición de la cabaña de viñas. Pequeñas construcciones de piedra que se dispersaban a lo largo del recorrido del río, donde comer, cocinar y dormir compartían un único espacio.

Estas cabañas para jornaleros fueron el referente que propuso el concurso Loire et Loges, para un refugio de ciclistas a lo largo de la ruta del Loira. Hacer arquitectura para nómadas modernos, para un visitante que quizás sólo requiere una pausa en el camino o que decide que se quedará a pasar la noche.

Decidimos partir desde la forma básica de la cabaña de viñas, descarnarla y quedarnos con las aristas. Usar el espacio que antes fuera sólido como un espacio protegido, aunque exterior. Y trasladar la parte privada, más opaca, a una planta superior. como un elemento extraño que se anexa a una forma familiar.

El material translúcido de la planta superior se superpone a la estructura de madera, permite ver, y decidir cuándo somos vistos… cuándo queremos pasar desapercibidos o ser una luciérnaga que ilumina el río.

credits

architect: Estudio Extramuros  |  client: Unknown  |  status: Competition (2014)  |  location: Chouzé-sur-Loire, France  |  climate: Oceanic / maritime, Temperate  |  material: wood  |  environment: Riverside  |  visualizer: Studio  |  scale: extrasmall  |  types: cultural, intervention, microarchitecture, pavilion  |  views: 3.093