El Museu Martorell fue uno de los primeros edificios concebidos como museo en Barcelona. La propuesta para su rehabilitación reconoce el valor patrimonial del edificio y su representatividad en el conjunto de edificios situados en la fachada del Passeig Picasso y dentro del Parc de la Ciutadella, construidos para la Exposición Universal de 1888.

Se prevé un doble acceso al Museo sin quitar importancia al principal, des del interior del parque, permitiendo así, una mayor permeabilidad transversal y estableciendo una nueva relación entre la ciudad y el parque.

El centro de documentación, situado en el ala derecha, y el nuevo espacio expositivo, en el ala izquierda, ofrecerán una estrategia común de intervención. Sabiendo de la complejidad de la actuación, se pretende mantener el carácter diáfano del espacio albergando una estructura modular muy esbelta que será el soporte y la matriz para organizar de manera coherente el nuevo programa funcional del museo.

Un entramado de perfiles de aluminio permite pautar la disposición de los distintos ámbitos y elementos y ser soporte de proyectores o luminarias. Su presencia pretende ser poco invasiva. El perímetro inferior de las dos alas estará forrado con madera por debajo del horizonte de la pasarela que las rodea y será soporte de las nuevas estanterías y vitrinas en el centro de documentación y espacios de almacenaje y soporte tecnológico en el ala expositiva.

El museo, entonces, se entiende como un espacio servido discontinuo donde las circulaciones, en vez de conformar grandes pasillos, se concentran en distintos umbrales de consulta, en el ala derecha, y umbrales de exposición, en el ala izquierda. En el centro de documentación, solo el archivo de compactus se saltará la norma.

Una secuencia de módulos con diferentes usos se albergaran dentro de las grandes salas, pautados siempre por la trama, serán de carácter reversible y ayudaran a organizar las dos salas con conocimiento o escenas de un mismo relato museográfico. El cuerpo central seguirá siendo el nodo principal desde donde se dará acceso a los distintos espacios del museo y, a la vez, permitirá la visibilidad transversal parque-ciudad.

La intervención prevista en el exterior será la de restaurar y valorar los diferentes elementos históricos de la fachada ofreciendo a la ciudad un catálogo armónico del pasado del edificio. Por otro lado en el interior se rehabilitan los espacios para ofrecer una nueva vida al museo, utilizando materiales industrializados, naturales y de proximidad, que permitan ser desmontados y reciclados para nuevos usos futuros.

credits

architect: Jordi Roig Arquitectes  |  team: Jordi Roig, Sergi Pérez  |  client: BIMSA  |  status: Competition (2020)  |  clasification: finalist  |  location: Barcelona, Spain (41.387167, 2.184389)  |  climate: Mediterranean, Temperate  |  materials: plaster, wood  |  environments: Park, Urban  |  visualizer: Studio  |  scale: 1.500 m2 medium  |  types: cultural, museum, refurbishment  |  views: 773