Unidad

Desde el acceso al polígono se aprecia la escala de las nuevas instalaciones: una nave de más de trescientos metros de longitud y catorce de altura nos recibe al llegar a la rotonda. El nuevo edificio recoge su testero, construyendo una nueva fachada que dialoga con la nave existente para dotar de una imagen unitaria al conjunto. Se trata de entender las instalaciones de un modo orgánico, es decir, hacer evidente la relación entre todas las partes como integrantes de un sistema completo, estructurado, al tiempo que se reconoce la especificidad de cada una de ellas.

Escala

La imaginería que desde la memoria colectiva se asocia al mundo aeronaútico está relacionada con una cuestión de escala: hangares, aeropuertos, naves de producción y aviones. El nuevo edifico adquiere a través de su tamaño, de su relación con el paisaje, cierta dimensión simbólica.

Precisión

La imagen del edificio es la expresión directa de su estructura. La solución de fachada no atiende tanto a consideraciones estéticas y compositivas sino al deseo de hacer visible la lógica desde la que se ha generado, aproximándose a las formas básicas de los edificios industriales.

Dinamismo

Frente a la estaticidad de la estructura, modulada y rítmica, todo lo demás se mueve. El reflejo del cielo sobre el vidrio, la evolución de las sombras a lo largo del día, la vegetación y la actividad interior constituyen su verdadera fachada. Sobre una estructura estable, precisa, un paisaje en constante cambio.

Carácter público

La edificación no se entiende como un objeto autónomo, sino en relación a su capacidad para construir un espacio exterior cualificado. Dicho espacio tendrá un importante papel representativo, siendo parte fundamental de la identidad del conjunto. Por otro lado se considera que tanto la actividad administrativa como el tiempo de descanso que representa la cafetería, deben volcarse a un paisaje propio, independiente del funcionamiento interno de las instalaciones. La vegetación jugará un papel activo no sólo a nivel estético sino funcional, ayudando a controlar las vistas y el asoleamiento excesivo, regulando la temperatura.

Flexibilidad

A nivel tipológico se plantea la utilización de una crujía de 12,5 metros sin pilares intermedios, idónea para uso administrativo. Esta solución garantiza un nivel óptimo de iluminación en todos los puestos de trabajo, así como una intensa relación con el exterior, generando un alto nivel de confort para sus usuarios.

credits

architects: Cayuela Marqués Arquitectos, Ignacio Orellana  |  client: Sofitec  |  status: Competition (2015)  |  location: Sevilla, Spain (37.43983, -5.781623)  |  climate: Mediterranean, Temperate  |  materials: metal, glass  |  environment: Industrial  |  visualizer: Studio  |  scale: 3.878 m2 medium  |  types: headquarters, institutional, office, office building  |  views: 1.548