El concurso abarca un ámbito de 15.443 m2 en un enclave marcado por el derribo de las edificaciones del centro histórico de Vallcarca. El proyecto plantea un modelo de barrio que recupera los valores identitarios de Vallcarca y responde a las ilusiones de las vecinas y vecinos que han visto su triste degradación en los últimos años. Para su viabilidad se ha mantenido la edificabilidad prevista en el planeamiento del MPGM 2002 (17.835 m2 de techo edificable), modificando la situación y el carácter de la edificación, siendo muy sensibles con el espacio público en cuanto a continuidad biológica y urbana como elemento estructural.

Optimización recursos preexistentes

El proyecto tiene la voluntad de optimización máxima de los recursos existentes, especialmente las infraestructuras. La ordenación plantea una mezcla entre la rehabilitación de la edificación antigua y la inserción de nueva planta con el objetivo de reconstruir el tejido del barrio. La primera decisión es concentrar la edificación en el perímetro del ámbito AA6 i UA4 manteniendo el 65% del suelo como superficie permeable de uso productivo, garantizando la accesibilidad de las personas así como la continuidad hídrica y biológica.
El proyecto plantea convertir el ámbito de planeamiento y su entorno inmediato en un espacio productivo en todos los sentidos (agricultura, energía y comercio).

Disponemos de 2.570 m2 de huertos gestionados por la comunidad, un espacio polivalente de producción de energía renovable con una pérgola de 300 placas fotovoltaicas y una caldera de biomasa con un depósito de 24 m3. La nueva edificación se sitúa en contacto con las calles Av Vallcarca y Gustavo Bécquer para optimizar instalaciones y accesos a la red de servicios existente. De este modo evitamos afectar el espacio central del ámbito con una urbanización innecesaria. La ordenación recupera el carácter de barrio en continuidad con las morfología urbana del centro histórico, adaptándose a la topografía y minimizando los movimientos de tierra.

Estrategia hídrica

Ponemos en valor la condición hídrica del ámbito de proyecto formado por las rieras Vallcarca y Farigola, entendiendo su escala territorial. Consideramos el agua como patrimonio del barrio y proponemos una estrategia de continuidad hídrica para generar un espacio productivo autosuficiente a partir de la acumulación y canalización de las aguas de lluvia que provienen de las superficies de captación más. Acompañando a los nuevos caminos que estructuran el espacio público introducimos sistemas de conducción de agua propios del paisaje mediterráneo evitando taludes que dificultan la circulación y no favorecen el crecimiento de la vegetación por los procesos de erosión que generan.

Ponemos en valor las fuentes actuales como puntos de encuentro y recuperación del patrimonio intangible alrededor del agua. Disponemos de balsas de acumulación superficiales situadas en puntos estratégicos que permiten una depuración del agua, actuando de manera pedagógica. El excedente será conducido hacia las superficies permeables de la parte inferior de la cuenca, que van a permitir el retorno a la tierra cerrando el ciclo del agua. El agua de lluvia acumulada en las cubiertas de los edificios servirá para usos domésticos, pasando por tratamientos ultraviolados para garantizar la calidad de agua de boca y su posterior reciclaje como aguas grises para abastecer baños.

Continuidad biológica

Nos encontramos con un sistema de verde no planificado (verde público + verde privado) y proponemos su continuidad favoreciendo la conectividad de la fauna y flora entre el Bosque de Turull y el Turó del Putxet. Proponemos plantaciones en algunos solares vacíos y en las calles del casco antiguo que será peatonal, eliminando el actual espacio de estacionamiento de coches. Recuperamos estrategias pasivas de la ciudad tradicional, así como el carácter de huerta, antiguo origen de esta ámbito. La superficie permeable aterrazada funciona como un gran espacio verde productivo con una producción de 20.606,86 kg de hortalizas que pueden abastecer a 230 personas al año.

Continuidad urbana

La estrategia topográfica garantiza la accesibilidad a la huerta y el mercado desde todas las calles. Proponemos un espacio de estacionamiento con capacidad para 64 coches para descongestionar el entorno aprovechando la cota existente y sin necesidad de hacer excavaciones. Se trata de una superficie polivalente que puede admitir otros usos en un futuro o de manera temporal o parcial. En este espacio ubicamos el centro de producción de energía verde centralizado, con una caldera de biomasa de 24 m3 que cubre la demanda del consumo semanal en pleno invierno con 15 T de pellets procedentes de Collserola (equivalentes a la carga máxima de un camión de transporte) y una pérgola fotovoltaica para un aprovechamiento inmediato de la energía para los locales y talleres durante las horas de más producción.

Viviendas-taller

Proponemos un modelo de cooperativa de viviendas, obteniendo un conjunto con muchas variaciones: viviendas con talleres satélite para reactivar las plantas bajas del barrio, viviendas estudio de una habitación, viviendas de 2-3 habitaciones con espacios comunitarios, que permiten prolongar la vida vecinal y servicios compartidos como la cocina o la lavandería. Planteamos diferentes tipologías de viviendas con un máximo de PB+3 flexible en función de los usuarios. Proponemos distintos tipos de agregación con núcleos verticales de circulación centralizados que permiten el acceso a un mínimo de 3 unidades habitacionales, entendiendo que algunas podrían tener un uso reversible. Disponemos de viviendas de 40-75-90 m2 con la posibilidad de ampliar y sumar espacios anexos.

La construcción debe garantizar el mínimo impacto ambiental posible, tanto en la obra como en su vida útil y potenciamos el confort ambiental de las viviendas con el mínimo consumo energético priorizando estrategias pasivas para conseguir el máximo de aprovechamiento de recursos existentes (ventilación cruzada, aprovechamiento aguas pluviales, energía verde). Todas las viviendas deberán garantizar la clase A+.

credits

architect: Carles Enrich Giménez  |  team: Carles Enrich  |  collaborator: Adriana Campmany, Anna de Castro, Joan Martí, Jesús Quintana, Albert Rabinad  |  client: Ajuntament de Barcelona  |  status: Competition (2017) Project (2017)  |  competition: Ordenación de Vallcarca  |  clasification: 1 rang  |  location: Barcelona, Spain (41.412356, 2.144739)  |  climate: Mediterranean, Temperate  |  material: undefined  |  environments: Urban, Park  |  consultant: Cíclica: space, community - ecology (Elena Albareda), Adrià Alberich  |  visualizer: Studio  |  scale: 15.443 m3 large  |  types: housing, masterplan, public space, residential  |  views: 3.498