La Plaza del Grano se encuentra en León, una ciudad en la parte central de España. Una vacío urbano de adoquines en el casco histórico que, a pesar de belleza, carece en realidad de accesibilidad adecuada y de un sistema de drenaje. Además, el municipio quería ofrecer una posición adecuada para las terrazas de los bares.

Enfrentados al problema resolvimos por hacer CASI NADA, lema del proyecto:

– Partimos del estado actual de la plaza
– Añadimos todas las conexiones posibles a través del vacío
– Los optimizamos para asegurar recorridos y evitar preexistencias (fuente, árboles…)
– Les dimos el ancho adecuado (1.5m en el interior y 2m. en el exterior)
– Y escogimos determinados cruces como ensanchamientos donde ubicar las terrazas.

Con estas sencillas reglas se consigue una plaza pisable en toda su dimensión y con unas trazas de accesibilidad reforzada, respetando al máximo la memoria, el estado actual de la plaza: no sólo el pavimento existente, sino también la fuente, la cruz, los árboles… todos ellos temas de extrema importancia para nosotros. Un sistema de aplicación sistemática que nos permitirá reaccionar ante los previsibles cambios de proyecto en un lugar tan emblemático.

Los caminos son los mínimos cortes necesarios para asegurar la circulación y el desagüe. Se construyen enrasados con el pavimento existente y de hormigón, utilizando como árido los adoquines extraídos tanto en los caminos como en los puntos de reparación, que serán los mínimos para asegurar el mantenimiento.

Las terrazas quedan equipadas por arriba con unas ligeras estructuras metálicas y toldos granates (el color de León); por debajo con un pavimento uniforme calefactado con energía geotérmica y calentadores en los propios bares que permitirá su uso en invierno. Las estructuras metálicas se agrupan de dos en dos, dando lugar a una configuración de laterales cerrados para invierno y una de mayor extensión para el verano.

Una de estas estructuras se “olvida” en mita de la plaza, generando una puerta que se convierte en iluminación y, quizás, en una portería para que no olvidemos jugar ni pisar los adoquines.

Conseguimos de este modo un proyecto que minimiza la intervención para lograr la máxima calidad allí dónde se actúe, un proyecto que respeta y mima la historia, escribiendo la penúltima capa de este vacío.

Un proyecto que hace CASI NADA para que la historia pueda seguir haciendo casi todo.

credits

architect: RaichdelRio  |  co-author: Roure / de León arquitectos  |  status: Competition (2011)  |  competition: Plaza del Grano  |  visualizer: Studio  |  scale: medium  |  types: public space, square  |  views: 1.354

same competition (+2)

Ruben Ramos | Alcolea + Tárrago | RaichdelRio