• Quioscos de la Plaza de España

  • 1581-AIU-BJZ.ES-2016
  • by Aiu Estudio

El punto de partida del proyecto propone una intervención unitaria que sirva para ordenar, no solo el espacio comercial destinado a los quioscos, sino también el propio entorno de la plaza ofreciendo a los ciudadanos un entretenimiento visual y funcional que modernice el entorno y lo adecúe a las nuevas necesidades. Además la transparencia formará parte muy directa de la intervención y desde esta premisa se conciben los nuevos quioscos, puesto que se entiende que estos nuevos elementos, sensiblemente mayores a los antiguos, no deben provocar un gran impacto visual sobre la Plaza de España que es, en definitiva, el espacio predominante, sino que deben complementarlo incorporándose al mismo y ofreciendo un servicio acorde a las necesidades de la ciudadanía.

El proceso proyectual se fundamente en cinco operaciones bien diferenciadas en las que encuentra respuesta la idea de partida y que son: Seriación, maclado, diferenciación, traslación y caracterización.

Seriación

El punto de partida para el diseño de los quioscos proviene de la agrupación de los cuadrados que configuran los sótanos. Estos cuadrados se unen conceptualmente con la intención de desarrollar una idea unitaria, pero matizándola para que cada quiosco responda a su idiosincrasia particular en función de su ubicación y orientación dentro de la plaza.

Esta agrupación de quioscos constituirá la génesis del proyecto. Además el planteamiento busca ofrecer al usuario una gran transparencia que no tape la visión de la plaza y permita entender este espacio público con total continuidad a pesar de la colocación de estos quioscos.

Maclado

A partir de esta agrupación se entienden los quioscos que desarrollan el uso comercial a nivel de planta baja. Después del proceso de unión de las geometrías, estas deben volver a separarse para responder a la ubicación física de los quioscos dentro de la plaza, pero esta disgregación quiere responder a esa idea unitaria expresada anteriormente con lo que se introduce un elemento a modo de llave que permite reconocer la unicidad de la propuesta. Este elemento llave, que se analizará posteriormente en profundidad, se conforma como si de una suerte de mueble se tratase.

El programa requiere la incorporación de aseos inexistentes hasta ahora para dar servicio y es precisamente este elemento el que va a actuar de catalizador entre los quioscos para conservar su unidad y diferenciación, al tiempo que nos permite entender el maclado de las piezas. Estas cuatro piezas macladas por sendas piezas a modo de llave rotan sobre el centro para ajustarse convenientemente a su posición dentro de la plaza.

Diferenciación

La ubicación en el espacio público que conforma la Plaza de España de Mérida debe ajustarse a las cuatro esquinas de dicha plaza que tiene una geometría rectangular, además estas cuatro esquinas tienen su propia idiosincrasia y los usuarios disfrutan de cada entorno de este espacio de forma diferente. Esto implica que cada una de las piezas que conforman los quioscos proyectados requiere una adaptación particular y singular para cada zona con lo que una seriación basada exclusivamente en la repetición no valida la operación.

De otra parte la orientación de la plaza obliga a tomar medidas correctoras sobre los quioscos que se idean como elementos transparentes y que debe compatibilizarse con el giro que ajusta dichos quioscos a las cuatro esquinas de la plaza. En este sentido se superpone una malla de costillas que protegen del soleamiento a los quioscos y que mantiene su orientación independientemente del giro indicado.

Translación

Una vez realizado el proceso de seriación, maclado y diferenciación, debe ubicarse cada quiosco en su posición dentro de la Plaza de España. En esta fase se produce por tanto una traslación de cada pieza hasta su posición definitiva en dicho espacio observando cada una de las premisas indicadas anteriormente para cada pieza.

Caracterización

El proceso se completa, una vez ubicada cada una de las piezas en su posición definitiva, aportando a esa seriación matizada inicial la identidad necesaria para caracterizar cada pieza diferenciándolas entre sí. De este modo aparecen los veladores como una malla textil sobre una estructura ligera que configura una zona de sombra diferente para cada velador, pero respondiendo a los mismos criterios de seriación. Además cada una de las piezas de llave entre los quioscos, donde se albergan los aseos, ofrecen una versatilidad muy grande a los comerciantes pudiendo ofrecer toda suerte de complementos a los usuarios gracias a su concepción multifuncional que se consigue gracias a una retícula de orificios luminosos que ofrecen la posibilidad de proyectar imágenes y en los que se pueden acoplar distintas tablas con diferentes geometrías para crear mesas, asientos, zonas de juegos, repisas, etc., como si de otro puzzle dentro del puzzle se tratase. Una diferencia entre estos dos puzzles: el primero resuelve una ordenación de forma pautada y concretiza un espacio de uso público; el segundo, de una escala más reducida, sirve para organizar de forma aleatoria entornos utilizables idénticamente destinados a los usuarios.

credits

architect: Aiu Estudio  |  team: Rubén Cabecera Soriano, Alberto del Río Otero, Juan Manuel Yerga González, Jesús Aparicio López, Jesús Contador Castillo, Alba María Moreno Tomé  |  client: Unknown  |  status: Competition (2016)  |  location: Mérida, Spain (38.916369, -6.346383)  |  climate: Continental, Temperate  |  material: wood  |  environment: Urban  |  visualizer: Studio  |  scale: extrasmall  |  types: intervention, microarchitecture, public space, square, urban design  |  views: 2.428