• β

  • Beta Architecture
    studio specialized in
    unbuilt architecture

Our work.
Collection.
  • Rehabilitación del antiguo Pabellón del Futuro de la Expo92 para sede de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales
  • Team . Sol89
  • Client . Unknown
  • Status . Competition (2016)
  • Location . Sevilla, Spain (37.403303, -6.002673)

El Pabellón del Futuro de la Expo’92, proyectado en su día por Martorell, Bohigas y Mackay, es, en síntesis, una gran cubierta de sección curva de 100 metros de largo por 29 metros de ancho, con una planta podio de instalaciones y sin apenas relación con su contexto inmediato. La condición de gran contenedor expositivo dificulta su utilización para cualquier otra función pero su situación de abandono reclama su reutilización, oportunidad que se pretende aprovechar para albergar en él las múltiples entidades culturales públicas andaluzas dispersas hoy en diversas sedes.

Nuestra propuesta se sitúa en algún lugar entre el proyecto de Sala de conciertos de Mies van der Rohe de 1942 y la instalación Perfect House de Do Ho Suh, de 2015. Ambos proyectos proponen, en esencia, albergar un pequeño programa bajo la protección de un espacio preexistente. En uno, Mies plantea instalar una sala de música en el hangar Glenn L. Martin Aircraft de Albert Kahn en Baltimore, destinado a la construcción de bombarderos durante la II Guerra Mundial; en el otro, Do Ho Suh proyecta una instalación delicada plena de arquitectura que transparenta las relaciones domésticas protegida por la construcción de la sala del museo donde se ubica.

En ambos, el término instalación es pertinente, la arquitectura se disocia entre la envolvente que delimita el espacio ocupado y la fina epidermis interior que define el espacio habitado producto de la nueva estructura instalada, entre ellas, un tercer espacio: el espacio alrededor, un vacío densificado por el encuentro de las dos arquitecturas, modelado por el haz de la nueva construcción ocupante y el envés de la cáscara rehabitada. En los dos casos, así en el café Samt & Seide que Mies y Lilly Reich llevaran a cabo en 1927, Mies y Do Ho Suh son conscientes de que la función protectora es asumida por una estructura de orden superior, lo que les permite experimentar con nuevas soluciones constructivas, telas, sedas y planos abstractos y desmaterializados, que fundan nuevas relaciones evanescentes entre los espacios.

El proyecto que proponemos continúa en parte esta investigación. Todo el nuevo programa se reúne en un único volumen luminiscente, continuo pero articulado a través de quiebros y cortes, que ocupa el espacio vacante respondiendo a la función que ha de resolver pero también considerando el vacío alterado que resulta de su inserción en el gran contenedor del pabellón. Toda la pieza se reviste con policarbonato traslúcido que provee de luminosidad a los interiores y unifica la expresión material de la nueva construcción.

Este nuevo volumen registra distintas alturas del espacio primitivo encaramándose a estructuras que existían previamente y, a través de un pliegue longitudinal, genera una calle interior que ordena las circulaciones, más privadas a un lado y más públicas hacia el flanco luminoso. En sección, las plantas no coinciden y las alturas no son siempre las mismas, producto de una arquitectura que se instala en una estructura vacante, provocando el tercer espacio, un lugar entre el pabellón acogedor y la nueva pieza, denso y esculpido, que constituye el nuevo paisaje a observar a través de visiones recíprocas a falta de relaciones con el exterior.

Sólo en la sala multiusos, convertida en nuestra propuesta en espacio común de encuentro donde la calle interior se dilata y genera un verdadero vestíbulo, se corta el cerramiento original para procurar la mirada al entorno de la Isla de la Cartuja, un lugar lleno de recuerdos para la ciudad a la espera de un futuro mejor.