• β

  • Beta Architecture
    studio specialized in
    unbuilt architecture

Our work.
Collection.

Situación

El Torreón de San Miguel fue pensado y construido con una función defensiva por lo que el control visual sobre la playa y la Almadraba es total. Esto se da en ambos sentidos por lo que la Torre es un hito en el paisaje de la zona, punto de referencia y lugar inigualable para el uso de punto de información. El acercamiento a la torre se compones por una sucesión de paisajes.

La torre es también una puerta. Puerta al Paraje Natural de Cabo de Gata, señalando a lo lejos la llegada al faro y el arrecife de las sirenas. Puerta también al mar, a la playa de las salinas. Umbral donde convergen mar y tierra, lugar de transición entre urbanismo y espacio natural.

Torre como conexión. Conexión de los pescadores a sus almacenes, conexión a la playa, entendida como parque y lugar de ocio. La propuesta pone en valor a la torre como hito, puerta y conexión, características que enfatizan su uso como punto de información.

Restauración

Para recuperar la Torre, planteamos la vuelta a lo original: la arquitectura, los materiales y las texturas como fue pensada en origen. Eliminamos el muro perimetral construido en los 80, de dudosa calidad arquitectónica, ruinoso estado de conservación y barrera de conexión con la playa y los alrededores de la torre. La restauración de la torre se inicia recuperando las zonas más degradadas con un material similar, pero de un tono algo distinto diferenciando lo antiguo de lo nuevo.

En el interior recuperamos la bóveda de ladrillo. Se elimina el capirote de las escaleras de la azotea buscando realzar la volumetría original de la forma más pura posible. La actuación en las escaleras exteriores se realiza siguiendo el mismo criterio de poner en unión lo antiguo y lo nuevo y con el mismo lenguaje que los nuevos edificios. Para ello se coloca un “apósito” a las escaleras existentes posibilitando tener unas escaleras con las medidas reglamentarias.

Organización espacial

El proyecto gira en torno a la torre. Proponemos un giro en el eje principal creando cuatro zonas: el cabo, el atardecer, la playa y la plaza.

Elevamos dos de los puntos más cercanos a la torre consiguiendo dos espacios de cubierta inclinada sobre los que pasa la arena de la playa a modo de duna, obteniendo una continuidad espacial y una contracción del espacio que potencia la idea de Torre como “puerta” entre la carretera y la playa.

En esta pequeña contracción del espacio se crea un lugar de encuentro y una plaza de gran fuerza arquitectónica debido a la gran dilatación espacial que se produce a continuación en la playa en primer término y posteriormente en el mar que funciona como telón de fondo en todo momento.

Función

A la función de punto de información que se sitúa en la torre como elemento más representativo se suman dos programas adyacentes que se sitúan en los dos módulos originados por la elevación del terreno:

Un módulo que alberga aseos, instalaciones y almacén más cercana al chiringuito colindante para facilitar la conexión de acometida. Un segundo módulo que alberga una sala polivalente de carácter más público y capacidad de extenderse a la plaza prolongando el edificio al exterior.

La organización de las piezas provoca que aparte de los usos específicos de las mismas se permita el desarrollo de otras actividades (graderíos para ver la puesta de sol o el Cabo, Teatro de verano, Mercadillo, punto de encuentro, alquiler de Bicis, exposición interioresexteriores…)

Economía y ecología

Se propone un edificio semienterrado que evita la contaminación visual, pasando desapercibido y respetando el carácter de la Torre.

Asimismo, en este tipo de edificios se produce un ahorro tanto energético como constructivo (menos fachada, menos aislamiento y mucha inercia térmica) que permite un gran confort térmico durante todo el año sin aporte de energía. Se usa la vegetación autóctona como parte del edificio.

Construcción y materialidad

La Torre
Restauración y enfoscado de las partes más deterioradas para recuperar el carácter original. Tapamos la piedra ya que no estaba pensada para estar al exterior. Enfoscado y pintado de blanco en el interior con recuperación de las bóvedas de ladrillo visto.

Escalera
Restauración y enfoscado con las mismas características que en la torre. Se añade una escalera sobre la antigua, siguiendo el lenguaje de los nuevos edificios adyacentes. Recuperamos el carácter de puente levadizo de conexión con un elemento movible de madera.

Edificios
Se construyen dos edificios semienterrados de cubierta transitable inclinada a modo que la arena de la playa se
convierte en la cubierta. La envolvente del edificio es la propia arena de la playa. Los edificios se construyen en hormigón y para las fachadas restantes se opta por una celosía de listones verticales de madera que funcionan como protección solar y dan una imagen unitaria al conjunto.