• β

  • Beta Architecture
    studio specialized in
    unbuilt architecture

Our work.
Collection.

Valorar lo que se pierde en favor de lo que emerge, crear una simbiosis entre historia y necesidades actuales, así como potenciar los valores intrínsecos de la playa de San Miguel, el entorno en el que se ubica y los elementos patrimoniales y culturales del municipio de San Miguel de Cabo de Gata han sido nuestros principales objetivos.

El sincretismo del espacio urbano inserto en un paraje natural nos ha llevado a presentar una propuesta de mínima intervención. La arquitectura contemporánea anclada en las creaciones vernáculas y las características climáticas, funcionales, y el interés por un mantenimiento autónomo, es considerada la herramienta a partir de la cual se conectan el corpus de necesidades de la propuesta.

Partimos por tanto de la premisa de devolver a la Torre su identidad original, presentarla como un inmueble exento, sobre el plano de las salinas. De este modo conseguimos un triple objetivo: mostrar el bien tal y como permaneció durante más de 250 años, favorecer la potencialidad del elemento vertical sobre un plano eminentemente horizontal, y, por último, devolver a la comunidad, un bien inmueble que les pertenece.

Elemento Construido

Umbral: Una arquitectura anclada en las creaciones vernáculas y las características climáticas mediterráneas, funcionales, y el interés por un mantenimiento autónomo. Se posa frente a la torre, nos eleva hasta su ingreso y nos traslada a través de un recorrido de luces y sombras que se introduce en el paraje. Este elemento se convierte en un contenedor de funcionalidades. La conexión de los niveles de la torre se ofrece a través de un único elemento construido.

Torre: La conservación de la torre pretende ser únicamente una consolidación de la misma, procediendo desde el saneado de las fábricas hasta la consolidación de los revocos, con la única intención de mantener la imagen de ruina consolidada, entendiendo el paso del tiempo como un elemento más de proyecto y evitando de esta forma la restitución de elementos ausentes que distorsionen la realidad actual de la torre.

Parata: Sin erradicar la memoria del muro perimetral se recuerda con la sustitución por una plataforma de arena compactada delimitados por elementos de madera empotrados. Se convierte en un podio como espacio de contemplación del horizonte que nos separa del nivel de la playa a una cota inferior del de la torre vigía.

Llegada/Ascenso

La llegada al lugar se realiza a través de las sinuosas líneas que configuran el paraje natural en una procesión de entrada a través de un camino entre la vegetación filtrante. Trazas rectas en el terreno, articulan el nuevo ámbito de proyecto, en el que una pasarela nos conduce al ‘Umbral’.

La conexión de los niveles de la torre se ofrece a través de una escalera como único elemento construido de la propuesta. Esta permanece en la retaguardia ya que es entendida como mínima expresión arquitectónica, que albergue en su interior el programa de necesidades básico solicitado pero sin perder su idea de espacio de tránsito hacia el monumento. Es un elemento no invasivo que se posa frente a la torre, nos eleva hasta su ingreso y nos traslada hacia el espacio expositivo a través de un recorrido de luces y sombras que se introduce en el paraje como elemento cambiante al igual que el agua del mar, las salinas y la playa, siendo la luz el elemento fósil de todas ellas.