Reordenación del centro urbano
0741-MMJ-ES-2005
Architect: Mmj arquitectes
Status: Competition (2005)
Visualizer: Studio
Scale: Large
Types: Intervention, Public space

El centro de Irún fue una de las áreas urbanas más castigadas por la Guerra Civil. Las tropas republicanas, al ver la ciudad perdida, incendiaron el centro urbano de la ciudad, arrasando varias manzanas de casas.

La estructura urbana de dicho centro se vertebraba en virtud de dos plazas, la de San Juan, ante el ayuntamiento, y la de Jenaro Etxandia, un poco más lejos, separadas por una serie de manzanas que jamás se reconstruyeron. Hoy en día, estas dos plazas están unidas por un espacio vacío amorfo, indiferenciado, colonizado por los coches, completamente desestructurado, una herida abierta que impide el correcto funcionamiento de esta parte de la ciudad.

Las dos plazas, curiosamente, siguen siendo reconocibles no tanto por su estructura como por la capacidad que tienen de seguir generando actividades: la gente tiende a concentrarse en su huella, marginando el resto del espacio vacío como si el fantasma de los edificios impidiese su ocupación.

Nuestra propuesta consistía en la reconstrucción de estas plazas mediante la interposición entre ellas de una gran pieza de equipamientos que contenía todo el programa cultural que la ciudad necesita. Esta pieza no seguía la traza de las antiguas manzanas, sino una nueva que peinaba y organizaba mejor los flujos peatonales que crearía.

Para conseguir ordenar el espacio el flujo de coches norte-sur pasaba al subsuelo mediante la construcción de un túnel que servía, adicionalmente, a una bolsa de aparcamiento subterránea que arreglase el caos circulatorio que actualmente se encuentra en superficie.

El ayuntamiento encontraba un solar para su ampliación, abrazando la plaza de San Juan, que se veía prolongada por la cubierta del edificio de equipamientos, a modo de tapiz verde que complementase el espacio público duro que impone el uso en dicha plaza.

La plaza Jenaro Etxandía se cerraba con una pieza de equipamiento privado (unas viviendas o un hotel) que restituyese su antigua caja urbana. El edificio público que la cerraba vaciaba su planta baja mediante la aparición de unos voladizos compensados que cubrían parte de su huella en planta, reduciéndola en contacto con el suelo, para conseguir la permeabilidad de dicha plaza con el edificio de equipamientos.

El resultado final variaba la sección de la línea del cielo de Irún, huyendo de la cornisa continua que imponen otro tipo de ordenanzas, a favor de un proyecto de paisaje que hiciese dialogar de un modo coherente las trazas históricas con el desahogo que implica el vacío actual una vez se ha arreglado el caos que éste ha creado.

Team: Montserrat Farrés, Merwan Chaverra, Jaume Prat | Collaborator: Maria Candela Suarez, Michael Roschasch, Pedro Felipe Peña | Post date: 04/01/2013 | Views: 1.492