este artículo está escrito en español

Con la intención de mejorar las instalaciones deportivas de la ciudad de Reus, se propone crear un gran centro deportivo que pueda abarcar toda la ciudad y a la vez cruzar la vía del tren, elemento limitador infranqueable hacia el este de la ciudad.

En la búsqueda del lugar más adecuado, he encontrado un club existente que antaño fue no solo el más destacado de la provincia sino uno de los más avanzados del país; el Reus Ploms.

En la actualidad el centro deportivo Reus Ploms está prácticamente en desuso debido a la gran crisis existente y a la aparición descontrolada de gimnasios de barrio en la ciudad. En cada esquina encontramos un pequeño centro que reúne las necesidades básicas de un deportista medio, y por sus dimensiones a menor precio. Por esta razón, el centro deportivo Reus Ploms ha caído en el olvido.

Con tal de volver a ser el centro que fue, necesita un gran cambio; destinar sus instalaciones y sus 100 años de experiencia deportiva en otro sector, y debido a la fuerte crisis que está pasando, asociar-se con otra entidad que comparta gastos. Este socio es la universidad Rovira i Virgili, y proporcionará 11.500 usuarios con un movimiento de entrada y salida de 3.000 usuarios por año, convirtiendo el Reus Ploms en un Centro de Formación Profesional Deportiva.

Este centro distribuye las diferentes actividades a partir de un eje de conexión, una calle interior que se abre y cierra según conveniencia y por la cual se guía a los usuarios por las distintas instalaciones. Tenemos un edificio principal, dando fachada a la ciudad, en el cual encontramos los distintos estudios teóricos, como son INEF, módulo superior y medio, y cursos temporales. En su segunda planta, encontramos el paso elevado con el que podemos atravesar la vía del tren.

Las distintas aulas teóricas, están siempre orientadas a norte para evitar luces y sombras directas. Según la importancia de sus estudios, cada cuerpo construido tendrá una altura u otra. Al otro lado del eje conector, ocultándolo de las vistas de la ciudad, se colocan los distintos servicios del complejo.

Con tal de proporcionar una construcción sectorizada y facilitar su ejecución en distintas etapas, todo el complejo se ha diseñado de hormigón prefabricado y según un módulo de 5x5m el cual se va repitiendo. Para permitir dicha sectorización, cada conjunto de estudios tiene sus propias instalaciones en las cubiertas, permitiendo así el paso de estas de manera vertical a través de las previas separaciones de las losas alveolares del forjado.

La pista de atletismo, como elemento singular del complejo, se ha estudiado rigurosamente y se ha detallado la construcción de cada uno de sus elementos.