Hemos entendido el concurso como un reto. Ha sido un desafío el encontrar el ajuste máximo entre lo que el edificio aporta a sus usuarios, el esfuerzo que es necesario para construirlo, tanto económico como físico, y el consumo y mantenimiento que todo el sistema genera. Nos atrae el pensar que las instituciones quieren mostrarse austeras. Creo que es el signo de los tiempos: el de la búsqueda de lo necesario, sin imposturas.

Como un ejercicio de equilibro. Es así como definiríamos nuestra propuesta. Cuestionando desde el sentido común cada una de las decisiones que hemos tomado, hemos tenido en algunos casos que eliminar elementos que no fuesen estrictamente necesarios y añadir otros que, aunque tuviesen un sobrecoste contrario a nuestros intereses en el concurso, aportaban cualidades importantes al edificio.

Ajustado es el resultado. El máximo que nos ha permitido nuestra conciencia sobre lo mínimo que tiene que aportar hoy en día un edifico del siglo XXI. No será por lo tanto una respuesta convencional. Si se quiere cambiar la conciencia sobre cuestiones como la austeridad y la sostenibilidad hay que empezar por mirar de nuevo lo que tenemos y pensar sobre cuánto de lo que podemos prescindir. Sí, como técnicos hemos querido mostrar que abaratar es quitar lo innecesario, no subastar las calidades. Por lo tanto explicaremos en cada caso lo que se elimina, lo que se mantiene, lo que se esperaría comúnmente de ello y lo que proponemos. Siempre como resultado de un razonamiento bastante elaborado.

credits

architect: Ulargui Arquitectos  |  client: Metro Madrid  |  status: Competition (2015)  |  competition: Sede Metro Madrid  |  location: Madrid, Spain (40.468951, -3.694063)  |  climate: Continental, Temperate  |  materials: concrete, metal  |  environments: Urban, Railway  |  visualizer: Studio  |  scale: 11.500 m2 large  |  types: headquarters, institutional, office, office building  |  views: 1.441

same competition (+1)

Ayesa | Ulargui Arquitectos