El proyecto de las Terrazas en el Puerto de Avilés se encuentra en un entorno portuario, con vistas a puntos importantes de la ciudad como la ría,  el puerto, la gran escultura icono del puerto, el centro Niemeyer, y la antigua fachada de las naves posteriores.

El Restaurante se ubicará en la zona superior de la parcela norte, dejando al sur el volumen de instalaciones existente que separa las dos parcelas de proyecto, quedando la parcela sur para un posible proyecto similar con variables. El espacio libre que queda contenido entre el restaurante y el volumen de instalaciones permite que estos enmarquen la antigua nave desde el paseo, haciéndola presente en su totalidad en dos tercios de su longitud.

El solar del proyecto, su contexto urbano, y el propio programa del edificio, hacen que las vistas principales en la parcela se produzcan hacia la ría principalmente(orientación este), y en un segundo plano hacia el Centro Niemeyer (orientación sureste), quedando la fachada sur condicionada por las vistas directas hacia el volumen de instalaciones existente. De esta manera las vistas con orientación oeste y norte adquieren un carácter terciario o nulo.

El elemento que caracteriza un puerto son los barcos o botes, es por ello que la idea del restaurante es tratarlo como un bote sobre el muelle, caracterizando  una imagen de un «bote» secándose boca abajo e inclinado, sirviendo también de cobijo y apertura de vistas.  De esta forma se parte de una morfología rectangular alargada que con un simple gesto de levantar el volumen desde la cara de la ría, se obtiene «vistas controladas de la ría», se produce una «menor presencia volumétrica» en la avenida del Conde de Guadalhorce, y se consigue una «imagen representativa» con una volumen contundente y sencillo que muestra su interior dando una mayor presencia del restaurante en el paseo y visible desde el resto de la ría.

El edificio se materializa como un volumen contundente de carácter sólido cuya piel de fachada se integra en una atmósfera marítima, corroída y parasitada por elementos marinos. Esta textura con el mismo o diferentes colores se hace presente también en el volumen de instalaciones existente creando una relación directa con el proyecto a través del material, con la idea de «homogeneizar los elementos del paseo» con independencia de su forma (edificación de la parcela sur, cuerpo de instalaciones existentes, y futuros proyectos de edificación o mobiliario urbano en el paseo)

Este proyecto puede ser utilizable con pocas modificaciones en el solar sur. Como concepto de versatilidad se puede mantener la forma del proyecto de la parcela norte, dándole su propio carácter de dos formas diferentes: cambiando el «color» de acabado del volumen inclinado pero «manteniendo su materialidad», ó proponiendo el mismo volumen con diferentes posiciones de levantamiento de la caja utilizando el mismo sistema constructivo.

La carcasa levantada del restaurante, muestra en su interior un volumen cerrado de servicio desplazado hacia el norte dejando el programa público abierto, contrarrestando la horizontalidad y la inclinación del proyecto dándole equilibrio formal, funcional, y constructivo. Las aperturas de fachada son los huecos que deja el volumen levantado, consiguiendo romper las esquinas y aumentando la panorámica de forma controlada hacia la ría. Los accesos al restaurante se producen por los extremos, creando un paseo hacia el local que invita a entrar. El acceso principal es un paseo bajo el volumen en voladizo del edificio con luz cenital, en la esquina noreste junto a la plaza de la gran escultura; el acceso de servicio, queda escondido dentro del volumen levantado, en un segundo plano;  y el acceso secundario público se produce cuando funciona la terraza, dando continuidad al paseo interior del local.

En periodo estival el espacio público del restaurante se fusiona con el paseo,  levantando y ocultando la carpintería longitudinal en la fachada y con ventanas correderas al sur. La cubierta se convierte en una fachada hacia la avenida del Conde de Guadalhorce dada su baja altura, apareciendo lucernarios que crean visuales cenitales hacia el oeste, quedando obteniendo siempre luz de cualquier hora del día. Al acceder al restaurante se pasa por la zona de la barra cuyo techo es más bajo articulando el espacio interior, y acota el espacio a la altura del comensal, invitándote de forma psicológica a adoptar esa posición visual, y quedarse a comer.

El mobiliario fijo propuesto del proyecto como la barra del bar, estanterías y banco corrido, son de madera. El mobiliario de cocina será de acero inoxidable. Se propone también mobiliario móvil con sillas bajas que reproducen la inclinación del edificio, para enfatizar el espacio, acordes con sus mesas.

La materialidad de fachada en su totalidad (inclusive la cubierta), es un aglomerado de fibra color negro, de esta forma se busca integrar la fachada a un entorno submarino expuesto a la atmósfera. La fachada y la cubierta quedan conformadas por un sistema de cerramiento ligero con una subestructura base de chapa grecada presente en toda la carcasa del proyecto, de 44mm de canto apoyada sobre la estructura del edificio, y en el caso de la fachada hacia la ría sobre una subestructura de perfiles cuadrados de acero galvanizado de 50x50mm; sobre la chapa, aislamiento térmico de espuma rígida de poliestireno de 60mm, placa de yeso y fibra de vidrio 15mm, lámina de polietileno, impermeabilización, adhesivo mineral, y aglomerado de fibra de vidrio de 26mm con texturización y recubrimiento de color negro (u otra tonalidad en caso de variables). En el caso de la cubierta el canalón rebaja parte de la cubierta para quedar integrado en el conjunto. En la hoja interior se utilizará un sistema trasdosado de cartón yeso. Sobre el espacio cocina se deja un espacio destinado a instalaciones con un forjado ligero de chapa colaborante de 70 mm y un total de 12 cm sobre el cual se aplica un sistema de aislamiento y acabado similares al resto del proyecto.

Las carpinterías de la fachada longitudinal son módulos rectangulares de perfiles de acero inoxidable de 50x30mm, con dos ejes de rodamiento encastados en guías empotradas en la estructura. El vidrio se sujeta al exterior de la carpintería con silicona, compuesto de vidrio templado 6/12/6. En caso de abrir toda la fachada la carpintería se levanta siguiendo las guías encastadas en la estructura con un sistema de sirgas conectadas a un motor, dejando la carpintería escondida en la fachada. La carpintería de la fachada sur es un sistema de puertas correderas de tres hojas con la forma del hueco de fachada, que se recogen cuando se necesario utilizar la terraza.

Los lucernarios redondos de cubierta-fachada, permiten iluminar de forma puntual el interior adquiriendo gran importancia en las últimas horas del día. Se conforma con un cilindro de acero galvanizado de 5mm recubierto con cartón yeso, y vidrio triple de baja emisividad 6+6/12/6. Las aperturas coincidentes con el volumen de servicio se cubren con lamas de acero galvanizado.

El volumen de servicio se distribuye a base de tabiques de cartón yeso, y acabados al exterior en la zona de acceso y al interior en la zona de la barra con listones de madera de 150×20 mm con junta de 7mm, marcando la verticalidad que contrarresta con el volumen del edificio. En el acceso se reviste la madera con serigrafías del logo del restaurante que adquiera en proyecto. En la zona de cocinas el volumen tendrá azulejo blanco.

El pavimento será de aglomerado asfáltico en frío de 15 mm en la zona pública del restaurante, y en la zona de terrazas. En el interior se colocará una capa de resinas transparente de 3 mm sobre la rugosidad del pavimento para protegerlo del uso diario, al exterior quedará desnudo. Sobre el asfalto tanto interior como exterior se dibujarán bandas de pintura de 20cm que marcarán el recorrido interior-exterior del restaurante. Bajo el asfalto una capa de mortero base de 3 cm, aislamiento térmico de espuma rígida de poliestireno de 60mm, lámina de polietileno, impermeabilización, losa de hormigón de 15 cm, y capa de grava de 10 cm. En la zona de cocinas será utilizará el mismo sistema sin asfalto,  con 4,5 cm de mortero, y capa final de micro cemento.

El falso techo será de cartón yeso, dejando un espacio de 25 cm con la estructura para paso de instalaciones. En el encuentro con los paramentos inclinados se dejará una fosa de 15, que incorporará la salida de aire acondicionado e iluminación indirecta. Por el falso techo aparecerán huecos redondos que incorporarán luces puntuales, detectores, iluminación Led…

Para conseguir una mayor eficiencia energética el edificio dispondrá de aislante térmico de 6 cm, sobre la chapa grecada, y la parte proporcional de la capa de 2,6 cm del aglomerado de fibra de la fachada.

La climatización del edificio se produce por sistema de aire acondicionado impulsado por las fosas de falso techo, con retorno bajo el asiento longitudinal de la zona pública, con previsión de espacios de 25 cm por falso techo.

Sobre el volumen de servicio existe una entreplanta destinada a albergar, climatizadores, extracción de humos, extracción de aire de aseos, y de instalaciones generales. En el caso de que se necesitara colocar una zona de fumadores la parte final de la zona pública podría ser sectorizada con un vidrio que ocupa la sección del restaurante, con su sistema de climatización independiente.

En la zona de las terrazas existe la posibilidad de incorporar un sistema wetland de acumulación de agua para su aprovechamiento en el restaurante. También existe la posibilidad de incorporar placas fotovoltaicas en formato redondo para colocar en la cubierta.

La estructura del restaurante será de acero a42b, con pórticos de tres tipos con perfiles IPE200, cada 208 cm. Piezas de arriostramiento de acero de 60×60 mm, y cruces de San Andrés para rigidizar el volumen. El conjunto estructural se ve rigidizado por los pórticos que aparecen en la zona de servicio, que a su vez soportan el forjado de chapa colaborante de espesor total 12 cm sobre el cual se colocarán las instalaciones. El voladizo de acceso retrasa el pilar de fachada dejando el vuelo como compensación de momentos. La estructura se apoya en zapatas continuas de poca profundidad perimetrales unidas por una losa de 15 cm de hormigón armado especial para ambiente marino. En las zonas ocultas la estructura se cubrirá de vermiculita para evitar la corrosión del ambiente marino, y como elemento ignífugo; en la zona de fachada que los pilares quedan vistos se recubrirán con una chapa cromada al exterior, y una imprimación de pintura ignífuga sobre el perfil.

credits

architects: Gustavo Vitores, Sebastián Sánchez  |  status: Competition (2012)  |  competition: Terrazas en el Puerto de Avilés  |  visualizer: Studio  |  scale: small  |  types: commercial, restaurant  |  views: 1.919