• β

  • Beta Architecture
    studio specialized in
    unbuilt architecture

Our work.
Collection.

El edificio es un solitario -de ahí el punto elegido para su ubicación, que no es el sugerido por las bases del concurso absolutamente autónomo en su forma. Y ello se aprecia con claridad en las visiones que del mismo se pueden tener desde la parte alta de la ciudad.

Se propone una densa plantación de álamos en todas aquellas zonas no ocupadas por restos arqueológicos de interés, generándose senderos que conectarán los claros entre sí, entendiendo también el edificio como parte de un recorrido por el parque arqueológico. Dicho recorrido secciona el círculo. A esta zona de tránsito se abren los accesos a los distintos usos y servicios del edificio. La cubierta, generada a partir de las líneas estructurales y ordenada según una geometría de subdivisiones triangulares, alude a composiciones frecuentes en los bajorrelieves visigóticos.

El edificio circular aparece masivo y hermético hacia el exterior. Dos entradas opuestas permiten acceder a su interior y alcanzar un espacio protegido con una pérgola, un nuevo lugar, que actúa como preparación de la visita al museo. De ahí la importancia de la cubierta como complemento y explicación de un edificio que se muestra tan hermético en su presencia próxima.

La masa construida del edificio queda dividida en dos partes para concentrar, en la menor de ellas, los usos no expositivos y dejar la mayor para las exposiciones, tanto el Centro de Interpretación de la Vega Baja como las salas destinadas a exposiciones temporales y permanentes del Museo.

Muros de hormigón terroso, ejecutados usando áridos de la zona, se harán presentes tanto hacia el exterior como hacia el interior del edificio, una presencia tectónica y masiva capaz de contribuir a hacer memorable la visita al museo.