¿Y si, en lugar de hacer un pabellón en la plaza, hacemos de la plaza un pabellón? ¿Por qué no? En lugar de transformar la plaza mediante la inserción de un pabellón objeto, transformarla mediante el tratamiento de la luz. Al fin y al cabo, la luz es y será el material más preciado que un arquitecto puede usar para crear espacios icónicos.

Nosotros proponemos cubrir la plaza con un sistema de cintas translúcidas de plástico reciclado que tamicen la luz (luz solar por el día, luz de las farolas por la noche) y proyecten una alfombra de luces y sombras teñidas de color sobre la plaza, permitiendo a los vecinos de Logroño contemplar este espacio urbano que tanto conocen, con ojos completamente nuevos.

Con los 39 tableros de madera, nosotros proponemos fabricar una serie de muebles urbanos (bancos, mesas de pingpong, paneles de información) que, una vez dispuestos por el pabellón por la plaza, hagan de este lugar un espacio transformado, un pabellón que represente el espíritu innovador y original de CONCÉNTRICO.