La propuesta del proyecto se basa en una estrategia de integración en el entorno: muralla, iglesia y trama urbana de Zamora. El edificio ofrece una volumetría acorde al programa funcional y se posiciona en el lugar desde una óptica adecuada a la escala de la trama urbana en la que se inserta, mediante una composición abstracta, cercana a los gestos de la muralla. El material y la textura empleados generan una imagen similar a la edificación singular del entorno inmediato, aportando una imagen serena y callada que actúa como trasfondo.
Las trazas del nuevo museo, por tanto, refuerzan la localización de las edificaciones colindantes, generando una estructura de muros similar, casi arqueológica, que pretende recordar las trazas medievales.

Parece oportuno que el Nuevo Museo de Semana Santa rememore las cualidades de la ciudad de Zamora para la exposición de los pasos. Siendo las procesiones de Semana Santa una actividad que se desarrolla en la ciudad recorriendo las calles y plazas, el planteamiento del Museo reproduce conceptualmente dichos recorridos. De este modo el nuevo Museo pretende ser una conceptualización de la ciudad de Zamora, donde pueden verse y “vivirse” los pasos de un modo similar.

Los espacios expositivos se reconfiguran a modo de ciudad medieval, con diferentes dimensiones y formatos – estrechos, altos, bajos, anchos,…- con materiales que recuerdan también conceptualmente la ciudad de Zamora, y por tanto alejados de los habituales espacios expositivos neutros para exponer pintura. El proyecto arquitectónico ofrece un ambiente donde se puede percibir una lectura de ciudad medieval, amurallada, capaz de generar una atmósfera expositiva más cercana a la realidad de la Semana Santa. La desnudez de los
muros de hormigón ciclópeo configurados con la piedra de Zamora, aproxima el espacio interior expositivo a una experiencia de mayor similitud ambiental. Se pretende que el visitante viva una experiencia y se vea imbuido en una atmosfera similar, -no sea mero espectador-, donde espacio, contenedor y contenido hablen el mismo lenguaje e incidan en la unidad del relato.

credits

architect: vaillo+irigaray architects  |  team: Antonio Vaillo, Juan Luis Irigaray, Yago Vaillo  |  client: Junta Pro Semana Santa  |  status: Competition (2019)  |  clasification: 2 rang  |  location: Zamora, Spain  |  climate: Continental, Temperate  |  materials: concrete, stone  |  environment: Old town  |  visualizer: Studio  |  budget: 2.600.000 €  |  scale: 5.700 m2 medium  |  ratio: 456,14 €/m2  |  types: cultural, museum  |  views: 943