Victoria & Albert Museum
0631-FMA-LON.GB-2010
Architect: Francisco Mangado
Status: Competition (2010)
Visualizer: Studio
Budget: 31.840.000 €
Scale: 11.250 m2 Large
Ratio: 2.830,22 €/m2
Types: Cultural, Museum

Las joyas y los tejidos del Victoria & Albert Museum, son piezas sencillamente sublimes, sutiles. La fascinación que sentimos al verlas nos ha sido muy útil a la hora de plantear el proyecto. Queremos que nuestra propuesta se entienda como una pequeña joya labrada que, de manera exquisita y sencilla, se coloca sin molestar.

Encajada en el Boiler House Courtyard según unas geometrías quebradas inspiradas en el mismo, tocará sutilmente los edificios existentes sólo en aquéllos puntos que garantizan la comunicación con los mismos. Igualmente, se posará sobre el suelo de una manera ligera, como si, efectivamente, se tratara de un objeto, de una joya arquitectónica, autónoma en sí misma.

Esta pieza, de altura variable, define así dos tipos de espacios fundamentales. Por un lado, los “intersticiales” con respecto a las fachadas existentes. Estos son espacios que visualmente (pues los cerramientos son vidriados), explican que la fachada exterior de la nueva construcción sigue siendo la histórica. Son vacíos de relación visual, que denotan un rico diálogo entre lo antiguo y lo nuevo. El segundo, y más importante, queda definido por el interior del perímetro.

Es un espacio “claustral”. Se configura con el concepto de claustro y se trata de un espacio abierto donde la gente puede estar y descansar con tranquilidad. Es un espacio que en el conjunto del Victoria & Albert Museum se plantea en continuidad estructural y visual con el gran John Madejsky Garden. La propuesta trata así de crear espacios libres, visualmente ricos en medio de la trama histórica existente. Un claustro que también puede entenderse como un espacio intermedio entre el citado John Madejsky Garden y la Exhibition Road, dotando al conjunto de una continuidad y graduación entre lo público y lo privado.

Pero la “joya” no es sólo metafórica o espacial; también lo es en términos materiales y constructivos. Por un lado, la transparencia y por otro la reflexión, han sido los principios formales que han inspirado la materialización de la propuesta. Ambos conceptos no son, en absoluto, contradictorios. Las paredes exteriores del nuevo volumen, de vidrio, asegurarán el protagonismo de las fachadas históricas que, desde el interior de la nueva pieza, adquirirán la condición de piezas “expuestas”, como si formaran parte de la colección del museo.

Las interiores, las que configuran “el claustro”, se ejecutan con vidrio reflectante, buscando que sobre estas superficies se reflejen las viejas imágenes del museo, logrando así la fusión entre lo nuevo y lo existente y, seguramente, haciendo que la intromisión de la “joya” dé lugar a un festival de “concordia arquitectónica”. Historia y contemporaneidad fusionadas, pues, en una única visión.

Team: José M. Gastaldo, Itziar Etayo, Miguel Guerra, Sabine Megow, Abraham Piñate | Structural engineer: IDI Ingenieros (Alberto López, Darío Galante, ingenieros) | Views: 2.099