• β

  • Beta Architecture
    studio specialized in
    unbuilt architecture

Our work.
Collection.

Lievin está junto a Lens donde se ubica el nuevo edificio que SANAA ha hecho, también para el Louvre, ambos muy cerca de París. El nuevo edificio contendrá unos grandes talleres de restauración y salas de exposiciones y oficinas, además de unos almacenes para guardar adecuadamente los numerosos fondos que actualmente el Louvre tiene.

El paisaje de Lievin es oscuro, casi negro, pues no en vano era una próspera zona carbonífera, de antracita. De hecho, junto al solar emergen dos potentes montañas de carbón como testimonio visible de todo esto, y que se han convertido en símbolo de esa zona.
La función del nuevo edificio es básicamente la de guardar adecuadamente la ingente cantidad de piezas valiosísimas, hasta 250.000, que actualmente acumula el Louvre en sus enormes sótanos. La voluntad de poner a buen recaudo todos estos tesoros es la que ha llevado a los directores del Louvre y al Estado francés a convocar este importante concurso. El éxito de la construcción de la primera extensión del Louvre por SANAA en Lens, ha llevado a tomar la decisión de construir esta segunda extensión en Lievin, colindante con esa pieza de Lens.

Le Bateau Îvre

El edificio de Campo Baeza y Gabrion aparece en el paisaje como si fuera un gran navío, muy horizontal, oscuro, haciendo visible desde el primer momento el carácter de fortaleza segura capaz de guardar bien aquellos tesoros. El lema con el que han ganado el concurso era Le Bateau Îvre que hace referencia al conocido poema de Rimbaud, también en la precisión de su ritmo poético ABAB. Un gran podio oscuro conteniendo todos los talleres y servicios, y emergiendo, como si de la chimenea del gran barco se tratara, la pieza cúbica del gran almacén. Si la imagen del barco es adecuada, todavía lo es más la del dique seco, porque eso es lo que parece: un barco en reparación varado en el dique seco. Reparando las obras del Louvre.

Funcionalmente la estructura espacial es de un rigor y una precisión extrema, como lo es el poema de Rimbaud. Se han cumplido puntualmente en el proyecto todos los requerimientos del complicado programa y se ha logrado poner todo en orden. Orden que nuestros arquitectos defienden como una de las características imprescindibles de la Arquitectura.

Han producido tres hermosísimas imágenes muy apropiadas del edificio: una, con el nuevo edificio como fondo del Angelus de Millet, que parece que hubiera estado allí desde siempre. Otra, el edificio como pintado por Monet en su Soleil Levant, precioso. Y la tercera, de un niño pintado por Chardin que juega con la maqueta de nuestro edificio. Las tres obras, lógicamente, son del Museo del Louvre. Yo les he sugerido que editen estas tres imágenes como postales para mandarlas a los amigos.