• β

  • Beta Architecture
    studio specialized in
    unbuilt architecture

Our work.
Collection.

La estratégica localización de Torrelodones, a caballo entre dos Espacios Naturales Protegidos de gran valor geomorfológico y ecológico, organizados geográficamente por los ríos Manzanares y Guadarrama, así como su condición de puerta de acceso al conjunto natural y cultural de la Sierra de Madrid, dotan al municipio de una indiscutible singularidad.

El principal argumento del Proyecto es la puesta en valor del paisaje natural característico del entorno de Torrelodones, que es el propio del piedemonte de la vertiente suroccidental de la Sierra de Hoyo de Manzanares. Este relieve serrano intermedio, que aunque se vincula geoestructuralmente a la Sierra de Guadarrama constituye un accidente con entidad y personalidad propia, se caracteriza por la presencia de un amplio catálogo de formas de modelado granítico, ejerciendo la vegetación de encina, almez, enebro y jara el contrapunto natural a dicho paisaje pétreo.

Es un paisaje tan rotundo y singular que se busca que sea éste, precisamente, el referente fundamental de la estrategia de intervención que aquí se presenta.

La naturaleza se fusiona con el casco urbano, colonizándolo y apareciendo a través de la base granítica que cubre todo el proyecto, integrándose con ella y contrastando con su vitalidad la dureza del granito.

Será por tanto el granito, con una amplia variedad de calidades y tipos, el material que protagonice la intervención. Se defiende la “relocalización económica” frente a la “deslocalización industrial” presente actualmente en todos los estratos de nuestra economía, incluidos los procesos constructivos y de urbanización. Optamos por evitar en lo posible el uso de productos industriales producidos lejos del lugar donde finalmente serán instalados, dando así un carácter local a la actuación que particularice el casco urbano.

Mediante una estrategia de utilización racional de la materia prima vernácula, se consigue poner en valor el patrimonio paisajístico de “Torre” a la vez que se reduce la necesidad de inversión, disminuyendo significativamente los costes en los que se incurre con la utilización de elementos industriales importados o “alóctonos”.

Sobre el pavimento granítico que ocupará el sustrato de Torrelodones, se posan una serie de piezas de las mismas características litológicas que evocan los paisajes de su entorno. De esa manera, el paisaje natural penetra en el paisaje urbano haciéndolo más complejo y diverso. Estas formaciones ya aparecen representadas en distintos puntos del municipio, garantizando así la integración de Torrelodones con la actuación propuesta.
Los elementos pétreos generan bancos, fuentes y luminarias; formando los elementos que dan la imagen al proyecto, naturalizando toda la actuación y completando la singularización del lugar. Las diferentes formaciones, con ayuda de los elementos vegetales unifican los espacios, dando a la vez continuidad a toda la propuesta y creando gran diversidad de zonas de descanso, juego, sombra o paseo.
Con esta premisa se crean también los elementos de separación y restricción del tráfico, regulando así los accesos a la zona de actuación.

Evocando las propias formaciones naturales, cada una de las piezas se diseñarán cuidadosamente cumpliendo con todas las normativas de seguridad y de utilización para adaptarlas a los requerimientos propios del contexto urbano.