El barrio de la Marina del Prat Vermell supone la última modificación de un territorio de la ciudad en constante evolución con el reto de definir un nuevo barrio de usos mixtos integrado en la ciudad de Barcelona. La propuesta busca equilibrar las tres escalas a las que se enfrenta un edificio de viviendas (ciudad, comunidad y vivienda), trabajando las tres en paralelo y generando espacios intermedios de transición entre cada una de ellas.

Ciudad

A la hora de participar en la definición de un nuevo trozo de ciudad surgen algunas preguntas. ¿Cómo generar una cierta diversidad que contribuya a definir diferentes situaciones urbanas? ¿Como domesticar las escalas para que ello repercuta en cómo se vive el espacio público? ¿Cómo establecer las transiciones entre lo público, lo común y lo doméstico?

Ante la contundencia del volumen máximo definido en el planeamiento, y aprovechando el margen que el mismo planeamiento ofrece, partimos el edificio en tres piezas independientes apoyadas sobre un zócalo común. Cada una de las piezas se articula respondiendo a los diferentes contextos inmediatos, orientaciones y programa. Esta porosidad introduce en el volumen original diversidad, visuales, relaciones volumétricas y un funcionamiento más acotado del edificio en tres partes, sin renunciar a un ambiente comunitario.

Comunidad

La cubierta del zócalo común funciona como jardín comunitario para los tres edificios, con una voluntad clara de continuar el espacio público que define el planeamiento. A partir de aquí se levantan tres edificios independientes, que se organizan de manera muy similar matizando según las respectivas situaciones. Cada una de las piezas se estructura a partir de un núcleo vertical pasante, de fachada a fachada, que incorpora espacios comunitarios cada dos plantas dando a la calle.

Este espacio de relación y comunicación se alarga en forma de pasarela dando al jardín interior y generando la transición entre comunidad y vivienda. Este es un espacio grueso, con profundidad y riqueza espacial y programática, cumpliendo la doble función de dar privacidad a las viviendas y a la vez potenciar las relaciones entre los usuarios a partir de la apropiación de este espacio.

Vivienda

La vivienda no se entiende sin el espacio previo que le precede. Las pasarelas y los espacios intermedios y de apropiación dan el suficiente margen de transición para que la vivienda sea radicalmente pasante, con una crujía limpia que incluye espacio exterior de acceso, lavadero-cocina, sala y terraza en una secuencia continua desde la fachada interior hasta la calle. La crujía de habitaciones se plantea como espejo de esta primera. A nivel de tipologías se mantiene prácticamente la proporción solicitada entre viviendas de dos y de tres habitaciones.

Se aprovecha el cambio tipológico para articular cada una de las piezas. La vivienda de dos habitaciones se coloca en la parte de pasarela abierta, y las de tres habitaciones giran en la punta para hacer la “cabeza” de cada edificio y generar la franja de comunicaciones pasante. Este gesto rompe cada uno de los edificios y al mismo tiempo rompe el conjunto. Ahora al revés, de la vivienda a la comunidad y de aquí a la ciudad.

credits

architects: Estudio Vivas, Pau Vidal, Arquitectura Produccions  |  client: Patronat Municipal de l'Habitatge de Barcelona  |  status: Competition (2016)  |  clasification: 1 rang  |  location: Barcelona, Spain (41.351676, 2.143005)  |  climate: Temperate, Mediterranean  |  material: concrete  |  environment: Urban  |  visualizer: Play-Time architectonic images  |  scale: medium  |  types: housing, residential  |  views: 3.678