El proyecto se posa de manera natural en el fondo del valle. De este modo, lo conforma, lo tensiona y lo hace presente. El balneario se desarrolla a partir de una sucesión de muros pantalla que cosen el territorio. Estos muros sirven para filtrar los recorridos del programa hasta llegar al espacio termal.

La primera pieza de la sucesión se libera del programa respondiendo así a las sugerencias formales de un territorio tan singular. Mediante la generación de arcos se permite que el zócalo, sobre el que se asienta la intervención, avance de manera natural por el Norte, generando así la plaza de acceso y otro gran espacio mirador en la zona de exposición y cafetería.

Aparcamiento semienterrado

El aparcamiento responde a la necesidad del programa de incluir 150 plazas. Éste se desarrolla bajo el vial existente y se abre a contrapendiente permitiendo la entrada de luz natural y facilitando las salidas y su ventilación. Su presencia hacia el mar es mínima, únicamente se hace reconocible a partir de las dos bocas de salida. La situada al Oeste permite acceder a la zona de charcas públicas y la situada al Este inicia una senda peatonal que lleva hasta el complejo termal.

Acceso y recorridos

El tránsito rodado público se termina en el aparcamiento y solo mediante una lanzadera que recorre el vial existente hacia la entrada a la Fuente Santa se tiene acceso rodado a la plaza de llegada al balneario. Por otra parte, como se ha señalado en el apartado dedicado al aparcamiento, una senda peatonal discurre desde la boca Este hasta la misma plaza.

Charcas

Las charcas se sitúan dentro del ámbito “A” y tienen acceso peatonal desde el propio aparcamiento. La disposición de las mismas entra en dialogo con la plaza de acceso al balneario a través de un talud que relaciona formalmente el mundo privativo del balneario con el ámbito público de las charcas.

Interior – exterior

El proyecto se entiende como un “todo” . Los muros pantalla cosen el territorio, de manera que el edificio no existe sin el valle y el valle se colmata con el edificio. Se genera un nexo que vincula interior y exterior de manera estrecha. El interior del Balneario vive del exterior a través de los espacios que los muros pantalla van generando, ya que el paisaje penetra a través de ellos. Al exterior el edificio se muestra como un edificio sin fachadas, como una estructura que acoge los usos con la única licencia del muro de acceso que a través de sus arcos se convierte en acceso.

Implantación hotelera área ‘B’

Se plantean tres asentamientos circulares de radio 75 m con una edificabilidad máxima de 1.000 m2 construídos para la creación  de tres establecimientos hoteleros con capacidad para albergar 22 habitaciones cada uno. Se pretende un tipo de construcción abierta a modo de habitaciones – pabellón dirigiendo las vistas según el esquema propuesto. El presupuesto aproximado para cada uno de los asentamientos no debe sobrepasar los 750.000 €.

credits

architects: Antonio J. Cidoncha, Koldo Fernández Gaztelu, Jokin Lecumberri  |  status: Competition (2015)  |  competition: Balneario de la Fuente Santa en La Palma  |  clasification: finalist  |  visualizer: Studio  |  scale: medium  |  types: pool, sport  |  views: 10.700

same competition (+5)

VIAR estudio | Bm2 | Tapia + Figueiras Arquitectos | Two-bo | Ele Arkitektura, Alex Etxeberria | Antonio J. Cidoncha, Koldo Fernández Gaztelu, Jokin Lecumberri