El Centro Granadino del Alzheimer CGA será un edificio ejemplar de cómo la arquitectura debe y es capaz de contribuir terapeuticamente a mejorar la calidad de vida de los pacientes, sus familiares, cuidadores y profesionales implicados y convertirse en una referencia sobre el tratatamiento integral del Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas.

El CGA está diseñado desde una concepción altamente funcional y realmente flexible, es totalmente accesible, es capaz de adaptarse a una inversión económica progresiva y ajustada, y con los más adecuados parámetros de ecodiseño y de eficiencia de energética que le otorgarán el certificado LEED del Green Building Council.

La propuesta busca una imagen potente e innovadora, reflejo de las más altas aspiraciones de sus promotores.

Los requerimientos funcionales del CGA, realmente ambiciosos, se asocian a la necesidad de adecuarlos a la escala del lugar y, en definitiva, a las condiciones de un solar relativamente grande y de borde con respecto al núcleo urbano, pero a la vez unido a una zona de parque público.

La concurrencia de estos argumentos recomienda una solución basada en una escala amable, que redunda en el desarrollo de la edificación en una planta extensa pero compacta, ligada a espacios diáfanos unidos a patios y la creación de jardines, óptima para este tipo de programa asistencial.

No cabe menospreciar la importancia de estos elementos, fundamentales de cara al conjunto de la vida del centro. Tan importante es el patio y los jardines y la vinculación con el parque, como el edificio: se proponen como ingredientes complementarios y con una clara vocación terapéutica.

Se enfatiza un único acceso bajo un espacio cubierto como primer contacto con el edificio que amplia la sección de la calle y se vincula al que hemos llamado Parque de la Memoria. El tamaño de la parcela con respecto al programa permite plantear un esquema sencillo, muy funcional, de tres bandas según las actividades, que pueden vincularse al norte y las vistas al parque, al sur en contacto con la actual residencia de ancianos y la central destinada a las actividades terapéuticas y servicios.

Un sistema de patios permite lograr el adecuado ambiente de intimidad, resolviendo cuestiones tan importantes como el control y las circulaciones de personas que trabajan, viven o visitan el centro, con los pertinentes filtros físicos o simplemente visuales.

Esta organización, sencilla, es de una eficacia extrema, pues mediante dos únicos corredores generales pueden proporcionarse todos los servicios asistenciales y organizarse los distintos usos y recorridos en el interior del CGA.

Los patios y jardines refuerzan el carácter de oasis ambiental que el programa sugiere, siendo la privacidad e intimidad los objetivos básicos que su diseño pretende. La escala del edificio público se obtiene en este caso por la gran longitud de su fachada que contrasta con lo contenido de su profundidad y altura.

Un sistema de celosía de gres cerámico procedente de materiales reciclados controlará el soleamiento, algo que también se conseguirá en la fachada este mediante el arbolado adecuado.

credits

architect: Alcolea + Tárrago  |  team: Rubén A. Alcolea Rodríguez, Jorge Tárrago Mingo, Juan Miguel Ochotorena  |  collaborator: Antonio J. Cidoncha, Jokin Lecumberri, Iñigo Berasategui, Ochotorena arquitectos (Carlos Díaz)  |  status: Competition (2013)  |  visualizer: Studio  |  budget: 9.920.000 €  |  scale: 12.850 m2 large  |  ratio: 771,98 €/m2  |  types: health center, healthcare  |  views: 1.856