El proyecto tiene lugar en el centro de Madrid, el Madrid de los Austrias o el Madrid Antiguo. La plaza de la Cebada se ubica en el barrio de La Latina, en la intersección de la calle San Francisco con la de Toledo. Actualmente, paseando por dicha ubicación pasará casi inadvertida debido al vallado del perímetro de la plaza y el gran mercado de la Cebada de seis cúpulas de hormigón que desde mediados de los años cincuenta sustituye al original de forja de hierro y estilo parisino de Manuel Calvo Pereira construido en 1868.

El enunciado del proyecto plantea, por un lado, resolver un espacio público de unas dimensiones similares a la Plaza Mayor de Madrid y por otro, la inserción de un programa de carácter privado como es un complejo de aguas termales, siendo esta dicotomía la generadora del proyecto.

Se plantea la inserción de un único volumen en altura, un prisma translúcido que levita sobre una lámina de agua en el extremo sur-oeste de la plaza, cuya intención es canalizar y ordenar toda una serie de flujos y geometrias. Un telón de fondo que refleje los colores de los alzados circundantes que conforman esta nueva plaza de la Cebada. En definitiva, un edificio cuyo principal objetivo es devolver la plaza de La Cebada a sus acreedores. Plaza, vegetación, ciudadanos y pieza en diálogo, asumiéndose todo como uno.

Hacia el interior una piel de vidrio que no permite visuales directas exceptuando las propuestas, una piel de reflejos y movimiento, refracciones del propio entorno como si de un caleidoscopio se tratara haciendo de la ciudad un telón de fondo generando la privacidad necesaria en cada caso.

Se proponen una serie de ritmos de fachada que dialogue con la amalgama de alturas y dimensiones existentes en la ciudad y la aparición de una serie de vacíos en la piel de vistas controladas y escorzos. Se plantea un proyecto de secciones y recorridos en altura. Una sección cinética y una envolvente de vidrio. La sección va variando conforme van sucediéndose diferentes tipologías de espacios. Cada lámina de agua y espacio polivalente juega con las dobles alturas para aportar visuales diagonales y entradas de luz de diferentes puntos.

credits

architect: Fernando María Iraburu  |  client: ETSA Navarra  |  status: Academic Project (2019)  |  location: Madrid, Spain (40.411025, -3.709039)  |  climate: Continental, Temperate  |  materials: concrete, glass  |  environment: Urban  |  visualizer: Studio  |  scale: 2.500 m2 medium  |  types: health center, healthcare  |  views: 591