Cultura edificatoria del lugar

El proyecto plantea un edificio basado en las invariantes arquitectónicas del lugar, donde la influencia del paisaje, la orografía y el clima, son elementos esenciales para su configuración. Atendiendo a estas relaciones imperecederas se propone un edificio integrado en la cultura del lugar, hibridando las premisas prototípicas con las exigencias del programa y su funcionalidad específica.

Edificación compacta frente edificación dispersa
La cuestión esencial del proyecto obedece al criterio de implantación del programa. Al tratarse de funciones con gran volumetría, la discusión reside entre la integración o la dispersión, entre la compacidad y la desmembración.

En este caso el proyecto se inclina por las invariantes del lugar, donde las exigencias del clima, la orografía y el paisaje proponen volúmenes unitarios y compactos; frente a una actitud de volúmenes diferenciados y más dispersos que obedecen a arquitecturas ligadas a climas mediterráneos.

Ventajas de la edificación compacta
Frente a una distribución dispersa, el edificio compacto tiene grandes ventajas desde el punto de vista del mantenimiento: menor superficie de contacto con el terreno menor incidencia humedad y mayor estabilidad ambiental interior.

Desde el punto de vista energético una menor superficie de cubierta y envolventes genera menores perdidas energéticas; simplificación en los sistemas de alimentación, menor coste y consumo, mayor aprovechamiento de los espacios climatizados colindantes. Respecto de los flujos hay una clara disminución de circulaciones, menor distancia entre los espacios y por tanto una optimización en los movimientos. Respecto de la gestión una organización compacta optimiza los recursos, supone mayor agrupación de servicios, menor coste personal, menor coste en limpieza y por tanto una optimización en la gestión deportiva.

Visibilidad y protagonismo del polideportivo
Las propias exigencias funcionales del edificio proporcionan una geometría interesante y protagonista, ofreciendo un asentamiento amable, integrado en el paisaje a la vez que genera una silueta icónica y reconocible.

La imagen del edificio es el resultado de una construcción vinculada con el lugar y el programa: un basamento pétreo semienterrado sobre el que se asienta una caja de madera, ligera y dentada. El basamento de hormigón contiene el terreno y los espacios excavados -piscinas-; la caja de madera contiene los espacios ligeros deportivos.

Ordenación urbana del conjunto

El objetivo es el cumplimiento del nuevo programa propuesto y su adecuación funcional, manteniendo al máximo el carácter natural del lugar, ampliando la percepción del parque de Pinosolo. La estrategia seguida se basa en 3 aspectos:
Maximizar la zona verde natural: ampliación del bosque en la ladera inferior del solar
Minimizar la huella edificada: concentración de lo edificado
Disminuir el impacto del vehículo en la parcela

Se propone por tanto reducir la superficie destinada al estacionamiento de vehículos, ampliando la zona verde y consiguiendo unas instalaciones deportivas verdaderamente integradas en un entorno natural.

El acceso rodado desde el vial se ubica en un punto medio, para coincidir con el nivel de acceso, y se dota de una nueva salida de vehículos para facilitar las circulaciones rodadas en el recinto.
El aparcamiento de vehículos se amplía integrándose con el actual. Debido al desnivel de la parcela, se aprovecha el espacio sobrante en la planta sótano para ubicar plazas de aparcamiento hasta completar las 400 requeridas. El acceso a este sótano se produce desde la propia zona de aparcamiento exterior.

Accesibilidad y comodidad de utilización
El nuevo edificio organiza las circulaciones del conjunto, actuando como conexión entre las diferentes instalaciones. Se sitúa a una cota intermedia, facilitando la relación entre las instalaciones existentes ubicadas en la zona alta y disminuyendo las circulaciones verticales dentro del propio edificio.

El edificio está planteado para conseguir una accesibilidad total para cualquier tipo de usuario, tanto a deportistas como espectadores y acompañantes. Para ello dispone de elevadores suficientemente dimensionados para llegar a cualquier punto del edificio.

Sistema constructivo

El edificio plantea un sistema constructivo basado en la lógica del lugar, la orografía y el clima.
El edificio se posa paralelo a la pendiente, minimizando el fondo edificado, evitando grandes muros de contención, integrándose naturalmente la ladera y ofreciendo una imagen amable y reposada.
Constructivamente el edificio se compone de 2 elementos:
– Un basamento que actúa como elemento de anclaje al terreno y contiene las tierras
– Una caja de madera ligera sobre el basamento

El basamento se construye en hormigón, -muros, pilares y vigas-, óptimo material para esa función, a la vez que permite una gran estanqueidad al agua en su contacto con el terreno actuando como aislante de la humedad al resto edificado. Este basamento incluye los usos “pesados” del complejo deportivo como son las piscinas.

La caja ligera apoyada sobre el basamento se construye totalmente en madera, material óptimo para la función de grandes luces a la vez que dota a los espacios de gran calidez ambiental. Esta caja incluye los usos espaciales más ligeros como son los de polideportivos, salas diversas, etc. Su ligereza estructural permite cubrir grandes espacios con ahorro de material. Las envolventes se construyen mediante doble capa de madera sobre la estructuras de celosías verticales de madera. Con el fin de evitar mantenimiento, para los cerramientos se utiliza madera de alerce micro-laminada, que no necesita ningún tipo de mantenimiento.

El diseño de las fachadas se adecúa a cada orientación, minimizando el mantenimiento: la fachada norte, más estable térmicamente, retrasa el cierre respecto de la estructura principal, para proteger el paramento; la fachada sur, se resuelve mediante celosías profundas de madera y cierres de vidrio aislante retranqueado, para captar el máximo sol en invierno y actuando como protector en verano; de este modo se minimizan los paramentos de madera y se adecuan a su mejor comportamiento.
Las cubiertas se resuelven en zinc, material dúctil y ligero, muy adecuado para la cubrición de grandes superficies en climas lluviosos y húmedos. Material atemporal y sin ningún mantenimiento.

Otro sistema constructivo reseñable es la construcción de los vasos de piscina en paneles de acero inoxidable; este sistema patentado supone grandes ventajas para una instalación de este tipo: en primer lugar porque tiene un mantenimiento fácil y visible, a diferencia de los vasos grandes de hormigón, no tiene fugas de agua; permite una ejecución perfecta y rápida; es reversible y reciclable; y por ultimo permite acoplar un amplio sistema de elementos que dotan de gran versatilidad como son los suelos elevables –adecuados para niños, mayores, gimnasia de agua, etc.-, tabiques y pantalanes correderos, permitiendo diversas de formatos en los juegos y competiciones deportivas.

Organización del programa

El programa se organiza en paquetes homogéneos: en la planta inferior se ubica la zona de piscinas visualmente conectadas con la ladera verde y el bosque de Pinosolo; en la planta superior se ubican los espacios más “ligeros” como el polideportivo y frontón, dado que sus requerimientos de iluminación cenital difusa a Norte así lo recomiendan. Cada uso dispone de sus propios vestuarios a pie de pista y su propio y diferenciado graderío.

En la cabeza del edificio se ubican los accesos, las conexiones verticales principales, los arranques de las circulaciones horizontales y las salas destinadas a gimnasio, salas polivalentes etc. En la parte superior, la cafetería y la ludoteca, conectan el edificio al mismo nivel con las piscinas exteriores.

Optimización de accesos y circulaciones
El edificio dispone de un único acceso controlado, simplificando el control de las instalaciones.
Este acceso se sitúa en la cota media del edificio, disminuyendo el desnivel en los recorridos. Dispone de un sistema de circulaciones muy sencillo, fácilmente perceptible por los usuarios, donde hay circuitos específicos y diferenciados para deportistas y espectadores, y desde el acceso se pueden clasificar y filtrar las circulaciones en función de los diferentes usuarios.
Dispone de acceso diferenciado para mantenimiento y jardinería desde el vial inferior, conectando con la planta sótano donde se ubican las instalaciones, las salas de mantenimiento y los vasos registrables de las piscinas, incorporando la circulación rodada de vehículos de mantenimiento en todo el sótano.

Instalaciones funcionales
La propuesta se ajusta a todas las exigencias arquitectónicas, funcionales, normativas y deportivas que requieren los pliegos del concurso. Con el fin cumplir las máximas exigencias medioambientales y sostenibles posibles, el diseño parte de un esquema funcional compacto, dado que sus parámetros son los óptimos: máxima superficie con la mínima envolvente y circulaciones mínimas.
La agrupación del programa obedece a criterios de funcionalidad agrupando paquetes homogéneos con exigencias similares.

Espacios funcionales para todos los niveles de competición
Se diseñan espacios capaces de funcionar correctamente para todos los niveles de competición, debido a que las condiciones arquitectónicas resuelven todos los aspectos esenciales integralmente: óptima iluminación natural difusa a Norte; adecuada luz ambiente en la zona de graderíos con captación solar a Sur; salas neutras acogedoras con materiales cálidos y buena absorción acústica; ubicación central de núcleos de instalaciones minimizando recorridos y pérdidas energéticas.

Flexibilidad en la utilización
Uno de los aspectos más importantes en las instalaciones deportivas de este tipo es la incidencia de las exigencias de los usuarios y su relación con las cambiantes modas deportivas. Ello comporta que los espacios sean flexibles con cierta capacidad de transformación. El proyecto pretende por tanto ofrecer unos espacios neutros, amables y cálidos; ordenados y modulados; funcionalmente conectados y armónicamente agrupados; buscando materiales duraderos, sin mantenimiento adecuados al uso específico.
Las circulaciones se dimensionan para posibilitar tránsitos de equipos y grupos de espectadores de acuerdo a las exigencias de los pliegos, buscando una óptima relación con los espacios a los que sirve.

Facilidad de mantenimiento
Las premisas de diseño, como son la compacidad y agrupación del programa, permiten simplificar el mantenimiento a diferentes niveles:
– Simplicidad control: único acceso y circuitos diferenciados deportistas-espectadores
– Simplicidad limpieza: paquetes agrupados en áreas de funcionalidad homogénea
– Simplicidad instalaciones: sótano común para instalaciones y salas verticales compactas
– Mínima superficie envolventes de fachadas y cubiertas
– Utilización de materiales duraderos
– Sistemas constructivos sin mantenimiento
– Minimización iluminación artificial – máxima captación luz solar difusa
– Sistemas de optimización inteligente de gestión de recursos

credits

architect: vaillo+irigaray architects  |  team: Yago Fernandez San Gil, Antonio Vaillo, Juan Luis Irigaray, Yago Vaillo  |  collaborator: Palleja - León Arquitectes  |  client: Ayuntamiento de Leioa  |  status: Competition (2021)  |  location: Leioa, Spain  |  climate: Oceanic / maritime, Temperate  |  materials: concrete, wood  |  environment: Urban  |  visualizer: Studio  |  budget: 40.000.000 €  |  scale: 21.500 m2 large  |  ratio: 1.860,47 €/m2  |  types: pool, sport, sport center  |  views: 215