Sector 8 de la Marina
0688-RAV-BCN.ES-2007
Architect: Ravetllat Ribas
Status: Competition (2007)
Visualizer: Studio
Scale: Extralarge
Types: Masterplan, Public space

Propuesta de ordenación al Sector 8 de la Marina de la Zona Franca

El estudio realizado para el sector 8 del barrio de La Marina del Prat Vermell es un ensayo volumétrico a partir de las determinaciones establecidas en la MPGM, con la intención de prefigurar la ordenación futura y así ayudar a establecer los parámetros edificatorios que deberá incluir el Plan de Mejora Urbana previsto en este sector.

El reto del trabajo que presentamos recae en la diversidad de piezas que componen el sector objeto de estudio. Debido a las enormes diferencias que presentan las islas integradas en el sector, tanto en relación a su geometría como a su superficie y situación respecto al entorno, dificultan la voluntad de encontrar elementos de unidad e identidad en el proyecto.

De acuerdo con esta primera voluntad de encontrar elementos morfológicos propios del barrio, el estudio intenta avanzar en la hipótesis de manzana cerrada o semi-cerrada, con edificación alineada a la calle en las plantas más bajas, recogiendo los aspectos normativos de la MGPM que ya apuntan a soluciones de este tipo en la definición de las alturas y en algunas alineaciones obligatorias. Por tanto, se ha apostado por una definición del espacio público-calle a través de la continuidad de las fachadas, tal como sucede en los tejidos más tradicionales de nuestra ciudad.

Sin embargo, la definición tradicional de la manzana queda alterada a partir de la cuarta planta por una ordenación volumétrica que busca mejorar las condiciones de asoleo, ventilación e iluminación del conjunto. La fachada se rompe y aparecen cuerpos de diferentes dimensiones y geometrías, dependiendo de la singularidad de cada manzana. A la claridad formal de la planta baja se añade una mayor complejidad en altura que prefigura un perfil del barrio más rico y con nuevas visiones transversales.

A pesar de la singularidad de cada una de las manzanas que componen el sector, todas ellas comparten como elemento común su posición de límite y de fachada hacia el gran parque central del barrio. Esta situación enfrentada a un gran espacio vacío subraya la importancia de las fachadas, la oportunidad de la alineación y la necesidad de una cierta densidad capaz de enfrentarse a la dimensión del parque. Precisamente, dada la proximidad de ese parque, se ha creído innecesario tratar los interiores de manzana como espacios públicos abiertos; bien al contrario, los vacíos interiores se convierten en espacios ajardinados de un carácter más privativo, dedicados a mejorar la calidad ambiental de las viviendas y sus habitantes. El espacio público queda delimitado por las fachadas de los edificios, evitando la aparición de zonas marginales o degradadas.

Una vez fijados los elementos comunes para todo el sector, cada manzana adquiere personalidad propia, básicamente a partir de la ordenación en altura y también debido a la introducción de algunos nuevos viales en el área más cercana a los equipamientos entorno a la antigua Fábrica del Prat Vermell, conservada como equipamiento, posiblemente de mercado de barrio. La mezcla de usos y la variedad en la oferta tipológica debe garantizar la complejidad y vitalidad del nuevo barrio. Las plantas altas, más iluminadas y ventiladas, son para la vivienda, mientras que las plantas bajas cercanas a la calle se reservan para uso terciario.

Team: Pere Joan Ravetllat, Carme Ribas | Views: 2.019