Bodega en Peñafiel
3069-FMI-ES-2023
Architects: Joan Maravilla, Ignacio Cimadevilla, Marc Ribert, Fernando Iraburu
Client: Aula Cerámica Hispalyt
Status: Competition (2023)
Clasification: 1 prize
Location: Peñafiel, Spain
Coordinates: 41.608302,-4.098229
Climate: Continental, Temperate
Material: Brick
Environment: Countryside
Visualizer: Studio
Scale: 1.800 ㎡ Medium
Types: Commercial, Winery

La bodega se emplaza en la falda norte de la montaña para protegerse del impacto solar directo, buscando así temperaturas y humedades más aptas para la crianza del vino. La pieza se instala concretamente en uno de los extremos de la ladera, pudiendo así generar una articulación que permita observar tanto el pueblo de Peñafiel y su castillo, como el cauce del río Duero.

El cuerpo de la bodega se instala justo en el límite entre los suelos productivos y el terreno natural, actuando de nexo y límite entre ambos, evitando cualquier modificación de las huellas antrópicas preexistentes. La proporción alargada del volumen principal, alineado con las curvas de nivel y con las hiladas de la viña, favorece la integración visual y convierte a la bodega en una suerte de “hecho natural” en el paisaje. La morfología propuesta responde a una lógica propia de un proceso productivo lineal: la viña proveniente de los campos anexos se introduce por uno de los extremos del volumen y recorre longitudinalmente la totalidad de este pasando por todas las fases de fermentación y crianza.

El proceso termina con la distribución del vino producido o en su almacenaje para catas y venta al pormenor. Esta bifurcación se manifiesta en la pieza de menor tamaño, que gira levemente para observar los hitos del paisaje y articular a la vez una de las plazas de acceso. Los espacios interiores procuran generar una atmósfera tenue y de temperatura reducida para favorecer la crianza del vino. Estas partes del programa se cobijan bajo una bóveda que, debido a su comportamiento a compresión, también puede constituirse con ladrillo. El espacio sobrante entre la envolvente exterior y la volumetría interna se utiliza como cámara bufa que actúa esta como un colchón térmico natural. En ella se alojan las instalaciones de acondicionamiento térmico necesarias (que acometen al interior mediante huecos en celosía en la fábrica de ladrillo), permitiendo liberar los espacios interiores de grandes conductos y convirtiendo la bóveda en un elemento más sintético.

El uso del ladrillo también se extiende a los muros de contención, con soluciones de gran espesor que permitan un buen comportamiento a flexotracción (evitando así el empleo de muros de hormigón armado), y que proporcionen una mayor inercia térmica al conjunto. Las piezas cerámicas también aparecen en los pavimentos, tanto interiores como exteriores, enfatizando la importancia de las plazas como espacios de continuidad con la volumetría existente. La sección de la bodega propuesta surge como una segunda lectura de las tipologías tradicionales. Por un lado se recupera el uso de la bóveda, es decir, una geometría cilíndrica que (al igual que la esfera), alberga un mayor volumen con una menor superficie de envolvente, lo cual optimiza las transmisiones térmicas.

También se rescata el uso de la cámara bufa, que tradicionalmente se generaba entre el trasdós de las propias bóvedas y las cubiertas de madera que evitaban la intromisión del agua. La posición semienterrada de la pieza también busca un comportamiento pasivo para evitar, con el propio terreno, Los fuertes cambios térmicos. La posición del lucernario permite la renovación del aire mediante ventilación natural y un mejor control térmico, evacuándose el aire de mayor temperatura por la cota superior.

Post date: 31/08/2023 | Views: 996