Recuperación y puesta en valor de las Caballerizas Reales
1108-JLO-ODB.ES-2014
Architect: José Llorens
Client: Unknown
Status: Academic
Location: Córdoba, Spain
Climate: Temperate, Mediterranean
Material: Concrete
Environment: Old town
Visualizer: Studio
Scale: 6.225 ㎡ Medium
Types: Cultural, Mixed use, Refurbishment

El proyecto se desarrolla en las Caballerizas Reales de Córdoba, situadas en el centro histórico de Córdoba, junto al Alcázar de los  Reyes  Cristianos, donde actualmente desarrolla su actividad  Córdoba Ecuestre, el entorno  conserva aún vestigios  de  la  influencia  romana,  árabe  y  cristiana de la zona.  Diseñadas  en  sus  inicios  como   lugar  destinado  a  la  crianza  del  caballo de pura raza  española  por  orden  de Felipe II. Su deteriorado estado actual, ha originado que en 2004 se redactase un Plan Especial para tratar de recuperarlo. Manteniendo su valor patrimonial, la transición sufrida a lo largo del tiempo se antepone al nuevo  programa,  en  un  juego  de  filtros  que  dan  paso  a  un  recorrido  por  la  tradición  y  la modernidad reflejadas en cada parte del proyecto.

El  complejo  se  encuentra  delimitado  por  los  restos  de  las  dos  murallas  de  la  ciudad, elementos que durante toda la concepción del proyecto serán ejes delimitadores sobre los cuales se  apoyará  la  propuesta.  Ésta  trata  de  potenciar  la  relación  de  los  nuevos  usos  con  los preexistentes,  relacionando  el  conjunto  monumental  Alcázar-Caballerizas  Reales  con  su  entorno inmediato. De este modo, se plantea como un equipamiento que da apoyo al actual espectáculo ecuestre  –objetivo  principal  del  proyecto-  y,  a  su  vez,  gracias  a  su  flexibilidad  formal,  promueve nuevas actividades socio-culturales en la zona. El proyecto mantiene  la  figura de patio central como elemento articulador de los usos, concepto que se repite en la arquitectura cordobesa.  De esta manera la intervención plantea una posible  independencia de usos  entre el centro de formación ecuestre, el propio espectáculo ecuestre y el nuevo  centro socio-cultural.

Centro polivalente

El nuevo centro polivalente surge como respuesta a la condensación de usos. Se propone la abertura del centro hacia la nueva Plaza Caballerizas Reales, creando un nuevo acceso independiente que salve la diferencia de cota existente entre el patio central y la plaza. Sin perder de vista la escala de lo preexistente, la pieza  se apoya ligeramente sobre los restos de la muralla de la Villa, alrededor de la cual se generan los nuevos recorridos de acceso al recinto. Y actúa de arquitrabe manteniendo el ritmo de la columnata interior incorporándole nuevos pilares que proyectarán espacios de hasta 11m de luz y 6m de altura libre. Intentando liberar en la medida de los posible las salas de exposición, creando una consecución de diferentes espacios diáfanos.

Nueva plaza caballerizas reales

La creación de este espacio urbano supone una declaración de intenciones, buscando la relación con su entorno inmediato. Con la apertura de la nueva plaza genera una conexión directa entre la calle Caballerizas Reales y los Jardines del Alcázar Reyes Cristianos. Prolongando el espacio peatonal directamente hacia la nueva entrada, sirviendo de antesala de las Caballerizas.

Picadero

Uno de los problemas a resolver en la propuesta era el poco aforo que podía albergar el espectáculo ecuestre, debido a las limitaciones espaciales del picadero. Por ello parte de la propuesta consiste en añadir dos niveles de gradas sobre el actual guadarnés, prolongando la cubierta hasta envolverlas. Se genera un nuevo núcleo de comunicación vertical sustituyendo al antiguo, debido a su mal estado de conservación.

Materialidad

El material escogido debía responder a cuestiones tanto técnicas como  estéticas. La pieza cerámica era, pues, la respuesta ideal para resolver las fachadas: por su eficiencia, ligereza y facilidad de colocación. El nuevo tejido cerámico se despliega sobre las fachadas, creando una envolvente continua en las zonas a restaurar. De este modo, la reutilización de este material como revestimiento de los elementos que conforman el nuevo proyecto de recuperación y puesta en valor, perpetuán el concepto de rehabilitación.

El uso de la cerámica arraiga la intervención del nuevo centro ecuestre con el preexistente, de manera que se percibe como un proyecto homogéneo que respeta el patrimonio y que, pese a haber sido concebido en diferentes épocas, crea un diálogo sincero con lo originario. Y ello, adaptándose a la necesidad intrínseca de realzar lo que sorprendentemente había resistido tanto al tiempo como a la historia.

Post date: 24/02/2015 | Views: 3.110